Curso Meditación de la vida - 3ª Sesión (parte 1)

Hits: 478

Esta es la primera parte, de la tercera sesión del curso sobre Meditación de la vida y la Fe práctica en la Divina Providencia con el padre Rafael Fernández.

Jueves 1 de septiembre de 2016 | Padre Rafael Fernández

TEXTOS TERCERA SESIÓN

CURSO DE MEDITACIÓN DE LA VIDA

  1. I.             VER VIDEO

 

        II. TEXTOS PARA TERCERA SESIÓN
(pinche al final de esta página, donde dice Texto tercera sesión, para descargar el texto completo en PDF a su escritorio; o bien puede leer directamente los textos a continuación)


   
     III. PREGUNTAS Y TAREAS

1. Preguntas de comprensión
• ¿En qué consiste y cómo puede realizarse la "novela de mi vida"?
• ¿Cómo pueden los esposos trabajar la novela de su vida cada uno y luego la novela de su vida desde que se conocieron, es decir, "la novena de nuestra vida"?
• ¿Cuál es la diferencia de hacer una biografía o bien una cronología de nuestra vida, de lo que propiamente llamamos la "novela de mi vida"?

2. ¿Preguntas de profundización?
• ¿Qué tiene que ver la novela de la vida con la preparación de una confesión general o de una confesión de la vida?
• ¿Qué extensión debiera tener la escrura de la novela de mi vida?
• Como definir los hitos de mi historia de vida?

3. Tareas
• Escribir un salmo de gratitud (personal, como matrimonio, como familia)
• Trabajar cada uno de los hitos como "irrupciones de gracias" en nuestra vida y considerando su actualidad.
• Completar la novela de mi y nuestra vida cada año (ojalá en el retiro anual o cuando revisamos el año y nos preparamos para el próximo año).

 

  1. II.            TEXTO

Texto tomado de pláticas dell P. Kentenich en Milwaukee, 1961.

Primero: la novela de mi vida (Lebensroman) ¿Qué significa? Es una expresión interesante que se instaló en nuestro lenguaje. Surgió en el tiempo en que las Hermanas, durante los Terciados, revisaban nuevamente toda su vida. En la medida que me concierne, surgió de la reflexión siguiente: así como es el hombre actual, lleva en si un cúmulo de experiencias –algunas conscientes y otras inconscientes– que no han sido elaboradas. Surgió entonces la idea: tenemos que luchar con todos los medios para lograr una integración de la personalidad. De por sí se trata ahora, más intensamente, de la personalidad y de su desarrollo. Integración hacia abajo: debemos llegar a ser clarificados y purificados, penetrados de Dios, de elevada moral, llenos de alma (DTK p.31)

Integración hacia arriba: poco a poco, a través de todos los peldaños, hemos de llegar hasta la relación con el Dios Padre, hasta llegar a estar apasionados por el Padre. Ahí tienen, de nuevo, todo el universalismo de una educación que va a lo profundo.

Aquí se trata más de la integración hacia abajo. La presuposición es que hay un cúmulo de impresiones (en mi alma) que no han sido elaboradas. Sobre la base de los logros de la psicología moderna, si es que no lo sabemos por la vida práctica, debemos decir que también sucede así entre nosotros, aunque no en forma tan marcada como en la mujer. Gracias a Dios, todos tenemos algo de femenino, porque “el hombre de hierro”, es sólo un ídolo. Si todo es sólo de hierro, con mayor facilidad se quiebra. También lo delicado, lo filial, si quieren ustedes lo puramente femenino, debe tener un brote en nosotrosç

Y ¿cómo se hace esta “novela de la vida”, esta historia de vida? Las Hermanas, durante semanas y semanas, han puesto el acento en traer a la conciencia toda su vida, desde la infancia. Pero no debe ser, como San Ignacio aconseja, en tal forma que conduzca a una confesión general. Siempre he dicho: no se trata de hacer una confesión que abarque la vida entera (6). Si se tratara de una confesión de toda la vida, estaría en realidad orientando erróneamente la vida del alma: introduciría una cierta ansiedad o angustia.

Se trata de volver a gustar, a saborear toda la vida. Así nacieron, más tarde, formulaciones como la de “nadar”... nadar ¿dónde? En el mar de las misericordias –pero también en el mar de las miserias– nadar desde la infancia en el mar de la misericordia de Dios. Antes que nada se debe trabajar en comprobar cómo Dios se ha manifestado como Padre con nosotros, por todo lo bueno que nos ha regalado, por las buenas disposiciones que vivían en nosotros. Por supuesto que luego surgen, solas, las desviaciones, las miserias que existen en nuestra vida.

Posteriormente –lo que toma muchísimo tiempo– yo leía (lo que cada una escribía), en presencia de cada una, y daba una respuesta. Después de haberlo leído, estaba el camino abierto para un desarrollo anímico más profundo, más tranquilo.

Y si tienen ustedes sentido para captar contextos psicológicos, se pueden imaginar cómo esto procuraba, generalmente, una enorme distensión, pues, ¡cuántas cosas hay, especialmente en el alma femenina, que anidan en alguna parte y actúan, sin que se sepa de dónde proviene tal o cual intranquilidad! No quiero decir más al respecto. Tampoco quiero decir que tienen que imitar esto. Quiero solamente indicar en qué dirección deberíamos perseguir, profundizar y realizar la integración de nuestra personalidad.    

El primer punto dice: la novela de vida. Significa, en la práctica la historia de vida pero no concebida como una confesión, ¿comprenden?. Si la concibo como confesión, como confesión general, de inmediato estaré interiormente intranquilo. No es otra cosa que un abrir toda la interioridad. Y normalmente, toda mujer tiene esta necesidad, pueden encontrarlo así dondequiera que vayan: simplemente es así. La “novela de vida” es, por tanto, ciertamente una respuesta a una sana necesidad.

Podemos afirmar – sobre todo si estamos tan fuertemente conducidos por la fe en la Providencia –que Dios y la Santísima Virgen nos educan a través de las circunstancias­–. ¡No lo deben perder de vista!.

En virtud de nuestra Acta de Fundación, este es un elemento esencial de toda nuestra educación e instrucción. Como dice el Cardenal Faulhaber: vox temporis, vox Dei. Esto significa que Dios no sólo nos habla por las circunstancias y nos manifiesta sus deseos, sino que también él nos forma a través de las circunstancias.  Él está siempre al timón en nuestro velero y siempre sabe decirnos algo y es de gran importancia que estemos abiertos en este sentido.

Esto significa, por una parte, que no debemos prestar atención demasiado unilateralmente a la autoeducación. Por otra parte, tampoco actuar superficialmente con ella, sino que mantener siempre claro: Dios es nuestro educador, y la Stma. Virgen lo hace a su servicio, hasta el fin de nuestra vida. Por eso, mucho depende de que nos esforcemos por estar siempre abiertos a los deseos de Dios y de que nos entreguemos silenciosamente a él, pero también (mucho depende) de que intervengamos con fuerza en el timón de nuestra vida, tan pronto como el Dios Padre  nos lo sugiera.

 

 

  1. III.          PREGUNTAS Y TAREAS

 

  1. 1.    Preguntas de comprensión
  • ¿En qué consiste y cómo puede realizarse la “novela de mi vida”?
  • ¿Cómo pueden los esposos trabajar la novela de su vida cada uno y luego la novela de su vida desde que se conocieron, es decir, “la novena de nuestra vida”?
  • ¿Cuál es la diferencia de hacer una biografía o bien una cronología de nuestra vida, de lo que propiamente llamamos la "novela de mi vida”?

 

  1. 2.    ¿Preguntas de profundización?
  • ¿Qué tiene que ver la novela de la vida con la preparación de una confesión general o de una confesión de la vida?
  • ¿Qué extensión debiera tener la escrura de la novela de mi vida?
  • Como definir los hitos de mi historia de vida?

 

  1. 3.    Tareas
  • Escribir un salmo de gratitud (personal, como matrimonio, como familia)
  • Trabajar cada uno de los hitos como “irrupciones de gracias” en nuestra vida y considerando su actualidad.
  • Completar la novela de mi y nuestra vida cada año (ojalá en el retiro anual o cuando revisamos el año y nos preparamos para el próximo año).

 

 

 

  1. IV.          ANEXO

 

  1. 1.    SALMO 136

 

¡Aleluya!

¡Dad gracias al Señor, porque es bueno

porque es eterno su amor!

 

Dad gracias al Dios de los dioses,

Porque es eterno su amor;

dad gracias al Señor de los señores,

porque es eterno su amor.

 

Él sólo hizo grandes maravillas,

porque es eterno su amor.

Hizo los cielos con inteligencia,

porque es eterno su amor;

Sobre las aguas tendió la tierra

porque es eterno su amor.

 

Hizo las grandes lumbreras,

porque es eterno su amor;

el sol para dominar el día,

porque es eterno su amor;

la luna y las estrellas para dominar la noche,

porque es eterno su amor.

 

El mar de las Cañas partió en dos,

porque es eterno su amor;

y por medio a Israel hizo pisar,

porque es eterno su amor;

y hundió en él a Faraón con sus huestes,

porque es eterno su amor.

 

 

 

 

 

Guió a su pueblo en el desierto,

porque es eterno su amor;

hirió a grandes reyes,

porque es eterno su amor;

y dio muerte a reyes poderosos,

porque es eterno su amor;

a Sijón, rey de los amorreos,

porque es eterno su amor;

y a Og, rey de Basán,

porque es eterno su amor.

 

Y dio su tierra en herencia,

porque es eterno su amor;

en herencia a su siervo Israel,

porque es eterno su amor.

En nuestra humillación se acordó de nosotros,

porque es eterno su amor;

y nos libró de nuestros adversarios,

porque es eterno su amor.

 

El da el pan a toda carne,

porque es eterno su amor;

¡Dad gracias al Dios de los cielos,

porque es eterno su amor.

 

 

  1. 2.    Gracias por todo, Madre

 

Gracias por todo, Madre,

todo te lo agradezco de corazón,

y quiero atarme a ti

con un amor entrañable.

¡Qué hubiese sido de nosotros

sin ti, sin tu cuidado maternal!

 

Gracias porque nos salvaste

en grandes necesidades;

gracias porque con amor fiel

nos encadenaste a ti.

Quiero ofrecerte eterna gratitud

y consagrarme a ti con indiviso amor.

 Amén.

 

 

 

 

  1. 3.    LETANIA DE GRATITUD

 

ESTROFAS DEL ESPEJO DEL PASTOR SOBRE GRATITUD

 

1543

En verdad jamás acabaríamos de agradecer

cuando contemplamos nuestra vida desde ese punto de vista:

la gratitud intensificará en nosotros la oración interior

a la que nos invitan continuamente las Sagradas Escrituras.[1]

 

Quien es fiel cumple también con el deber de la gratitud,

jamás en su vida renunciará a la gratitud.

No acepta como algo evidente

lo que se le regala con noble y bondadosa intención.

 

1981

Quienes en el trato con los demás saben agradecer con sencillez,

se sienten impulsados también a besar la mano del Padre,

mano que revela su bondad en la vida diaria,

que paternalmente nos colma de beneficios.

 

1982

A la luz de la fe pueden ver con facilidad

al Padre gobernando toda la vida;

sus corazones están llenos de amor, hondamente conmovidos,

porque acogen con gratitud los dones de Dios.

 

1984

Los que se olvidan de agradecer,

no saben apreciar los dones de Dios,

no comprenden el lenguaje de su amor,

ignoran un simple deber filial.

 

1985

Si no cambian en la vida diaria

y aprenden a agradecer todo noble don,

se cerrarán la puerta que lleva

hacia un elevado amor de Dios.

 

1986

Quien se haya educado en la gratitud y en la fidelidad,

no engaña ni es engañado,

cuando con gran humildad se anima

a dar calladamente su “sí” de esposa ante el altar.

 

4952

Pero lamentablemente olvidé agradecer

en toda la medida

en que mi pequeño corazón

es capaz de hacerlo.

Recuperaré lo omitido:

que agradecer sea mi primer acto de amor.

 

El Padre sentado en el trono eterno,

confió el libro de los siete sellos

a él, el Cordero, el Unigénito,

Él es quien construye según los planes del Padre.

 

4960

Él teje también los hilos de mi vida,

hoy me habla en voz alta, y mañana, en voz baja;

hoy se manifiesta en los truenos

de los grandes signos de los tiempos;

mañana, en el susurro de la brisa de su gracia.

 

4962

Todo esto lo sabe mi fe, sobria y fría,

de la cual no logró despojarme el espíritu negativo del tiempo;

pero el corazón siguió árido, embotado, vacío,

olvidó agradecer.

 

4963

Lo recuperaré en lo futuro, con gran fidelidad:

agradeceré por todo, continua, filialmente,

seré una “Hermana ‘Deo gratias’”,

agradeceré por todos los dones, grandes y pequeños.

 

4965

Agradeceré por la abundante bendición de Dios

que fluye del sagrario

y acompañó a la Familia en todos sus caminos,

convirtiéndola en santa ciudad de Dios.

 

Agradeceré por los muchos rayos de la gracia

que desde aquí iluminan mi vida.

¡Qué sería de mí sin el sacramento del amor!

Por eso agradeceré sin cesar,

 

 

4593

Porque misericordiosamente Dios

me ha elegido para ser cristiano,

por haber nacido en un sano ambiente:

Te doy gracias, te estoy eternamente agradecido

y con indiviso amor, a ti me consagro.

 

4594

Porque tú me has dado padres buenos

que marcaron el rumbo de mi vida:

Te doy gracias, te estoy eternamente agradecido

y con indiviso amor, a ti me consagro.

 

4595

Porque de ellos heredé capacidades

que me permiten conservar sin esfuerzo toda nobleza:

Te doy gracias…   

 

4596

Por haber recibido un cuerpo sano,

y facultades que se desarrollan como es debido:

Te doy gracias…   

4597

Porque mi infancia gozó de una cuidadosa protección

que me preservó de muchas cosas malas:

Te doy gracias… 

 

4598

Porque tempranamente aprendí a sujetar mis instintos,

y a ejercitarme en dar alegría a los demás:

Te doy gracias…   

 

4599

Por haber aprendido a cultivar con cuidado el pudor,

por amor a los ángeles, a ti, a Dios:

Te doy gracias…   

 

4600

Por haber disfrutado una infancia feliz,

sobre la cual se derramó mucho sol:

Te doy gracias…   

 

4601

Porque mi amor pudo desarrollarse,

y cobrar forma en el trato con padres y hermanos:

Te doy gracias…   

 

4602

Por haber sido preservado de peligros

que fueron ocasión de grave caída para otros:

Te doy gracias…   

 

4603

Por haber superado situaciones

en las cuales otros se quebraron:

Te doy gracias…   

 

4604

Porque tempranamente

mis pensamientos se orientaron a Dios

y mi amor filial lo buscó en todas partes:

Te doy gracias…   

 

4605

Por haber sido guiado por un sano sentido de culpa,

que me llevaba a arrepentirme cuando me equivocaba:

Te doy gracias…   

 

4606

Porque tempranamente aprendí a amarte como un hijo

y me esforzaba por no ofenderte:

Te doy gracias…   

 

4607

Porque se me concedió tratar con sencillez con los ángeles

y honrar su presencia siendo bueno:

Te doy gracias…   

 

4608

Por haber sido atraído por el sagrario

antes de que me engañaran los impulsos de mis instintos:

Te doy gracias…   

 

4609

Por los sacramentos que he recibido,

por cada una de las cruces en las que fui clavado:

Te doy gracias…   

.

 

4610

Por libros que he leído

y fueran para mí guías hacia el amor:

Te doy gracias…   

 

4611

Por todas las dolorosas, duras desgracias padecidas,

que me abrieron caminos hacia el [Dios] Eterno:

Te doy gracias…   

 

4612

Por haberme apartado con rapidez

de los placeres mundanos,

que habrían pesado grandemente

sobre mi conciencia:

Te doy gracias…   

 

4613

Por la decepción sufrida con personas y cosas

con las que me encariñé

y con personas que se encariñaron conmigo:

Te doy gracias…   

 

4614

Por las personas nobles que he encontrado,

y me mantuvieron abierto a Dios y las cosas eternas:

Te doy gracias…   

 

4615

Por todas las faltas que he cometido,

y me llevaran a amar mucho más hondamente a Dios:

Te doy gracias…   

 

4616

Por la humildad, el amor, la paciencia, la confianza,

en las que pude crecer con mayor profundidad

luego de haber cometido esas faltas:

Te doy gracias…   

 

4617

Por la tentación que me permitió ver con mayor claridad

hacia dónde van las malas inclinaciones del corazón:

Te doy gracias…   

 

4618

Por haber podido conservar una vida honesta e íntegra

a pesar de tantos peligros:

Te doy gracias…   

 

4619

Porque el Señor me ha elegido

y prodigado gratuitamente tanto amor:

Te doy gracias…   

 

4620

Por haber hallado a Schoenstatt en mi vida

y en él reencontrado mis propias aspiraciones:

Te doy gracias…    

 

4621

Por gracia de Dios he sido llamado a la Obra de Schoenstatt,

recorriendo un camino estrecho de lenta subida:

 

4623

Porque en medio de las turbulencias de estos tiempos

fui atraída hacia el misterio de Schoenstatt:

Te doy gracias…   

 

4624

Por haber encontrado en el curso el ideal

que ilumina los días de mi vida:

Te doy gracias…   

 

4625

Porque en nuestro círculo familiar íntimo

tengo junto a mí nobles hermanas:

Te doy gracias…   

 

4626

Porque me rodeó una atmósfera

que hizo germinar toda noble semilla:

Te doy gracias…   

.

 

4627

Por haber podido elegir el amor a la cruz,

sumarme junto con otras a las filas de quienes sellan la Inscriptio:

Te doy gracias…   

 

4628

Porque el temporal no hizo zozobrar

la barca de mi vida;

porque pude capearlo con firmeza:

Te doy gracias…   

 

4629

Porque mi alma superó sanamente

muchas horas difíciles, amargas, duras:

Te doy gracias…   

 

4630

Por haber encontrado siempre el trabajo

que podía vincularme al Amor Eterno:

Te doy gracias…   

 

4631

Por haber podido conocerte y amarte más hondamente,

y ver todo como tú lo harías.

Te doy gracias…   

 

4632

Por haberme llevado bondadosamente al Padre,

que me prodigó su ferviente amor:

Te doy gracias…   

 

4633

Por haber podido ver en la vida diaria

que todas las cosas están siempre vinculadas a él:

Te doy gracias…   

 

4634

Porque todo, y en todas partes,

fue escalera que me llevara al Padre Eterno:

Te doy gracias…   

 

4635

Por haber aprendido a hablar con él como lo hace un niño

y decir “sí” incluso en horas de temor y vacilación:

Te doy gracias…   

 

4636

Por haber podido hacer los pequeños sacrificios

que ennoblecen mi personalidad:

Te doy gracias…   

 

4637

Porque más allá de mi apertura a la gracia,

me mantuve como una persona natural y cabal en el trato:

Te doy gracias…   

 

4638

Por haber experimentado el universo de la filialidad

sin haberme hecho ajeno al mundo perdiéndome en fantasías:

Te doy gracias…   

 

4641

Por haberme hecho semejante a Cristo en el amor y el desasimiento,

y mantenido la serenidad en medio del bullicio mundano:

Te doy gracias…   

 

4642

Por haber experimentado en Cristo , en todo tiempo,

la seguridad del péndulo en la mano del Padre:

Te doy gracias…   

 

4643

Porque de él aprendí a amar el desprecio,

y atenerme siempre a la obediencia:

Te doy gracias…   

 

4645

Por haber podido mantener la fidelidad más honda

y aumentar en todas partes el número de sus seguidores:

Te doy gracias…   

 

4646

Por haber aprendido a entender en la oración silenciosa

el suave soplo del Espíritu Santo:

Te doy gracias…   

 

4647

Por haber aprendido a entregarme a él y su santa guía,

cada vez más, día a día:

Te doy gracias, te estoy eternamente agradecido

y con indiviso amor, a ti me consagro.

 

4648

Porque él me hizo comprender la filiación divina

y me conformó con el Unigénito:

Te doy gracias, te estoy eternamente agradecido

y con indiviso amor, a ti me consagro.

 

 4649

Porque me hizo reflejo de María

y veló por mi vida mariana:

Te doy gracias…   

 

4650

Porque nunca perdí la fe

de haber nacido para llegar a la verdadera santidad:

Te doy gracias…   

 

4654

Porque fortaleciste nuestra Familia en las duras luchas

y la uniste más y más a su Esposo:

Te doy gracias…   

 

4655

Porque la asististe en las crisis,

le asignaste siempre nuevos campos de trabajo:

Te doy gracias…   

 

4656

Porque la enviaste a países de ultramar

y pusiste siempre empeño en la educación:

Te doy gracias…   

 

4657

Porque le conservaste siempre el Santuario

a despecho de poderes enemigos de Dios:

Te doy gracias…   

 

4658

Porque en todas partes floreció la vida interior

y todos se esforzaron por la santidad:

Te doy gracias…   

 

4659

Porque a pesar de la actividad en tantos lugares

no nos convertimos en una masa:

Te doy gracias…   

 

4660

Porque su amor se mantuvo puro y fuerte

y se consagró a ti con alma y vida:

Te doy gracias…   

 

4661

Porque se empeñó por tu gloria

con su ser y sus acciones, con su vida y enseñanzas:

Te doy gracias …

 

4662

Porque no se dejó amilanar en la obra

de suscitar en todas partes el espíritu de Dios:

Te doy gracias…   

 

4663

Porque transitando por tan ramificados senderos

fue preservada de daños mayores:

Te doy gracias…   

 

4664

Porque en todo tiempo mantuvo en su mira, en primer lugar,

el reino de Dios y su justicia:

Te doy gracias…   

 

4665

Porque jamás los apuros económicos la llevaron

a restringir el tiempo dedicado a la vida interior:

Te doy gracias…   

 

4666

Porque las dificultades se convirtieron para ella en tareas,

y en toque de diana las necesidades, luchas y amargos sufrimientos:

Te doy gracias…   

 

4667

Porque creció en firme independencia

cuando las tempestades se abatieron sobre ella:

Te doy gracias…   

 

4668

Porque mantuvo fidelidad a la idea original

y no dejó que ninguna tribulación la empañara seriamente:

Te doy gracias…   

 

4679

Porque jamás perdió su confianza en la victoria,

aun cuando se viese ante un futuro sombrío:

Te doy gracias…    

 

4680

Porque teniendo grandes y claros planes para el futuro,

no se separa del pasado:

Te doy gracias…   

 

4681

Porque avanza con voluntad de conquista

para cumplir su misión:

Te doy gracias…   

 

4682

Porque se mantuvo fiel al ideal, y tan firmemente,

que desarrolló su libertad interior para con las creaturas:

Te doy gracias…   

 

4683

Porque se mantuvo como tu creación predilecta

y ha sido grabada hondamente en tu corazón maternal:

Te doy gracias…



[1] Cf. Tes 5, 17

Comentarios
Nombre:   Procedencia:
Comentario:
Código de seguridad:   captcha
Caracteres restantes: 1000