Evangelio domingo 26 de enero

Domingo 26 de enero de 2020 | Juan Enrique Coeymans

26 de ENERO del 2020

Evangelio según San Mateo, capítulo 4, 12 – 23

Tercer Domingo del Tiempo Ordinario

Domingo de la Palabra de Dios

Cuando Jesús se enteró de que Juan había sido arrestado, se retiró a Galilea. Y, dejando Nazaret, se estableció en Cafarnaún, a orillas del lago, en los confines de Zabulón y Neftalí,
para que se cumpliera lo que había sido anunciado por el profeta Isaías:¡Tierra de Zabulón, tierra de Neftalí, camino del mar, país de la Transjordania, Galilea de las naciones! El pueblo que se hallaba en tinieblas vio una gran luz; sobre los que vivían en las oscuras regiones de la muerte, se levantó una luz. A partir de ese momento, Jesús comenzó a proclamar: "Conviértanse, porque el Reino de los Cielos está cerca". Mientras caminaba a orillas del mar de Galilea, Jesús vio a dos hermanos: a Simón, llamado Pedro, y a su hermano Andrés, que echaban las redes al mar porque eran pescadores. Entonces les dijo: "Síganme, y yo los haré pescadores de hombres". Inmediatamente, ellos dejaron las redes y lo siguieron. Continuando su camino, vio a otros dos hermanos: a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban en la barca con Zebedeo, su padre, arreglando las redes; y Jesús los llamó. Inmediatamente, ellos dejaron la barca y a su padre, y lo siguieron. Jesús recorría toda la Galilea, enseñando en las sinagogas, proclamando la Buena Noticia del Reino y curando todas las enfermedades y dolencias de la gente.

Meditación de Juan Enrique Coeymans Avaria

"Síganme, y yo los haré pescadores de hombres".

Jesús pareciera decirnos: cuando yo escojo a alguien lo escojo para que realicen una misión, todos mis hermanos bautizados, no solo pertenecen a mi Cuerpo en el tiempo, sino que tienen una misión personal, que es única e intransferible. Será tarea de sus vidas ir discerniendo en el tiempo cual es esa misión, cual es en el, fondo el sentido de sus vidas como miembros de mi Cuerpo. Y esa misión es la que le dará el sentido trascendente a sus vidas: Uds son mis instrumentos para llevar la luz del Evangelio, a su manera, y en sus entorno a las personas con las que se encuentren.

Cuando descubrí que tenía una misión en la vida, me cambiaron las perspectivas con que miraba mis trabajos y mis acciones. Me di cuenta que al igual que todo ser humano, soy un sueño de Dios, Pudo haberme soñado de otra forma, pero me soñó a mí como soy. Y esa aceptación de mi mismo, me dio una paz muy grande e inmerecida. Saber cuál es mi Ideal Personal como le llamamos en Schoenstatt, lo lleva a uno a tener una relación personal con Cristo y con María, que no tiene precio.

Señor Jesús: tú eres el ideal de mi vida, como eres el ideal de todos nosotros los bautizados y miembros de tu Cuerpo en el tiempo, pero a mi manera.. Te pido la gracia de ser fiel a ese sueño tuyo que soy, a no olvidar que me pensaste para cosas grandes, y lo más grande es vivir siempre para el amor, crecer en el amor, darse a los demás empezando por los más cercanos y siendo servicial en la vida diaria en pequeñas cosas. Señor Jesús, que María me eduque para ser tu instrumento en la vida.

AMÉN

Comentarios
Nombre:   Procedencia:
Comentario:
Código de seguridad:   captcha
Caracteres restantes: 1000