Evangelio domingo 3 de febrero

Hits: 103
Domingo 3 de febrero de 2019 | Juan Enrique Coeymans Avaria

3 de FEBRERO del 2019

Evangelio según San Lucas, capítulo 4, 21 – 30

Cuarto Domingo del Tiempo Ordinario

Entonces comenzó a decirles: "Hoy se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír". Todos daban testimonio a favor de él y estaban llenos de admiración por las palabras de gracia que salían de su boca. Y decían: "¿No es este el hijo de José?". Pero él les respondió: "Sin duda ustedes me citarán el refrán: 'Médico, cúrate a ti mismo'. Realiza también aquí, en tu patria, todo lo que hemos oído que sucedió en Cafarnaún". Después agregó: "Les aseguro que ningún profeta es bien recibido en su tierra. Yo les aseguro que había muchas viudas en Israel en el tiempo de Elías, cuando durante tres años y seis meses no hubo lluvia del cielo y el hambre azotó a todo el país. Sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una viuda de Sarepta, en el país de Sidón. También había muchos leprosos en Israel, en el tiempo del profeta Eliseo, pero ninguno de ellos fue curado, sino Naamán, el sirio". Al oír estas palabras, todos los que estaban en la sinagoga se enfurecieron y, levantándose, lo empujaron fuera de la ciudad, hasta un lugar escarpado de la colina sobre la que se levantaba la ciudad, con intención de despeñarlo. Pero Jesús, pasando en medio de ellos, continuó su camino.

Meditación de Juan Enrique Coeymans Avaria

Pero Jesús, pasando en medio de ellos, continuó su camino.

Jesús pareciera decirnos: No fui bien recibido por la gente máscercana, que me conocía desde niño pequeño. Yo era uno más de ellos, y venía a enrostrarlescomportamientos. ¿De dónde salió este? Tanta rabia les dio que querían apedrearme y matarme, Pero hay un hecho misterioso: pasé en medio de ellos y seguí mi camino. Fueron los ángeles los que me cuidaron y aplacaron la ira de quienes querían asesinarme. Ese paso en medio de ellos, es un signo de mi divinidad.

Hay una cierta contradicción en los cristianos, que vienede nuestra fe: la Encarnación, hace que Jesús sea un hombre más, pero como es Dios, su auto revelación, hace que se alteren los ánimos, y parezca incomprensibleesa dualidad.Así también con la Iglesia, Cuerpo del Señor expandido en el tiempo que somos cada uno de nosotros: es humana, terriblemente humana, pero también es divina, yla vida de miles de santos así lo atestigua, y cuesta entender este a misterio,

Señor Jesús, te adoro como Dios y Señor de todo, por quien fueron hechas todas las cosas, todo el universo que nos parece casi infinito, pero que no es nada al lado de tu divinidad. Te reconozco como Hijo del Padre, que encarnándote y dando tu vida, nos conseguiste quenosotros seamos hijos en Ti también del mismo Padre. Te pido Señor que no olvide este misterio: nuestra vida llenade miseria y pecado, pero también de gracia y de Dios, porque Tu no nos dejas nunca solos y nos amas. Gracias Señor por tu amor infinito.

AMÉN

Comentarios
Nombre:   Procedencia:
Comentario:
Código de seguridad:   captcha
Caracteres restantes: 1000