Evangelio jueves 11 de enero

Hits: 167
Jueves 11 de enero de 2018 | Philippe Morizon

11 de ENERO del 2018

Evangelio según San Marcos, capítulo 1, 40 - 45‬‬‬‬‬

Jueves de Primera Semana del Tiempo Ordinario

Entonces se le acercó un leproso para pedirle ayuda y, cayendo de rodillas, le dijo: "Si quieres, puedes purificarme". Jesús, conmovido, extendió la mano y lo tocó, diciendo: "Lo quiero, queda purificado". En seguida la lepra desapareció y quedó purificado. Jesús lo despidió, advirtiéndole severamente: "No le digas nada a nadie, pero ve a presentarte al sacerdote y entrega por tu purificación la ofrenda que ordenó Moisés, para que les sirva de testimonio". Sin embargo, apenas se fue, empezó a proclamarlo a todo el mundo, divulgando lo sucedido, de tal manera que Jesús ya no podía entrar públicamente en ninguna ciudad, sino que debía quedarse afuera, en lugares desiertos. Y acudían a él de todas partes.

Meditación de Philippe Morizon Rubio

"Si quieres, puedes purificarme"

Es como si Jesús nos dijera: No he venido a sanar a los que están sanos, sino a los enfermos. No me importa si es una enfermedad de su cuerpo o de su alma, tampoco me asombro por su gravedad. Tan solo pídanme ayuda -con humildad y fe- y yo extenderé mi mano sobre ustedes, les sanaré sus heridas y perdonaré sus pecados cuantas veces sea necesario. No tengan miedo de reconocer su propia pequeñez y miseria física o espiritual, yo los quiero infinitamente.

Normalmente soy agradecido de los dones que el Señor me dio. Pero tengo la mala costumbre de esconder mis muchas debilidades, de patearlas, de tratar de no pensar en ellas, como si creyera que así fueran a dejar de existir. Pero este leproso me da una lección de humildad y de coraje: Él no puede esconder su enfermedad, pero tampoco esconde su anhelo y esperanza de ser sanado. Él se arrodilla frente al Señor, y respetando su voluntad, le pide ser sanado. ¡Cuánto me falta pulir mi alma!

Señor, te doy gracias porque te conmueves con mi pequeñez y no buscas más que la felicidad de mi alma. Te pido, si así lo quieres, que me regales el coraje y la fe para trabajar durante este año todas esas debilidades que hieren a mis hermanos y que me alejan de ti. Hazme revivir con fuerza el ideal de santidad para que sea un verdadero anhelo en mi vida y para los que me rodean. Que mi Ideal Personal renovado diariamente junto a María mi madre y aliada, ilumine el camino de crecimientoy cambioeste año.

AMÉN

Comentarios
Nombre:   Procedencia:
Comentario:
Código de seguridad:   captcha
Caracteres restantes: 1000