Evangelio jueves 11 de octubre

Hits: 132
| Ignacio Suazo Ignacio Suazo

11 de OCTUBRE del 2018

Evangelio según San Lucas, capítulo 11, 5 – 13

Vigésima Séptima Semana del Tiempo Ordinario

Jesús dijo a sus discípulos: "Supongamos que alguno de ustedes tiene un amigo y recurre a él a medianoche, para decirle: 'Amigo, préstame tres panes, porque uno de mis amigos llegó de viaje y no tengo nada que ofrecerle', y desde adentro él le responde: 'No me fastidies; ahora la puerta está cerrada, y mis hijos y yo estamos acostados. No puedo levantarme para dártelos'. Yo les aseguro que aunque él no se levante para dárselos por ser su amigo, se levantará al menos a causa de su insistencia y le dará todo lo necesario. También les aseguro: pidan y se les dará, busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá. Porque el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre. ¿Hay entre ustedes algún padre que da a su hijo una piedra cuando le pide pan? ¿Y si le pide un pescado, le dará en su lugar una serpiente? ¿Y si le pide un huevo, le dará un escorpión? Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre del cielo dará el Espíritu Santo a aquellos que se lo pidan!".

Meditación de Ignacio Suazo Zepeda

"¡cuánto más el Padre del cielo dará el Espíritu Santo a aquellos que se lo pidan!"

Jesús parece decirme: cuanto alegra el corazón de mi Padre que tu pidas el Espíritu Santo.¡Cuántas cosas conseguirías si buscaras ser dócil a sus inspiraciones! Pide el Temor de Dios: rehuirás de las ocasiones de pecado. Pide la Piedad: estarás abierto a Su Voluntad. Pide el Entendimiento: aceptarás con humildad lo que te mando mediante la Iglesia. Pide el Consejo: discernirás mi querer en tu vida y la de otros. Pide la fortaleza: sabrás realizar lo decidido. Pide la Sabiduría: sabrás defender tu fe. Pide la Ciencia: verás el mundo como lo ve mi Padre. Únete así más y más a mi cuerpo místico, que es la Iglesia.

A veces dedico mucho espacio a pedir a Dios cosas sumamente concretas: que se me libere de tal debilidad, que ayude a esta persona que sufre o que nos ayude en ese proyecto en que estamos embarcados. Y todo eso está bien. Pero ¡Cuánto más debiera pedir porque yo, él, ella, nosotros, ustedes y ellos recibamos el Espíritu Santo! Quien lo recibe y se deja mover por Él, está -por decirlo menos- en camino a la comunión plena con la Iglesia. Dedico poco tiempo a meditar estas cuestiones, pero son importantes. Si estoy en comunión con la Iglesia, la gracia operará en mí y podré desplegar mi ser original en este mundo.

Señor Jesús, a veces te pido que me ayudes en bienes concretos que a veces pueden ser más males que bienes Hoy quiero llenar mi corazón con un sólo clamor: ¡Dame Tú el Espíritu Santo! Se que es el más Digno, Excelso y Perfecto regalo que puedo recibir, porque es Dios mismo. Que en ningún caso un proyecto laboral, una posibilidad de estudio, mi salud o incluso una amistad resuene más en mi corazón que este llamado: ¡Dame el Espíritu Santo!Más bien, que todo lo demás se ordene en función suya. Te lo pido junto con mi madre y reina, la Santísima Virgen María, la mejor escuela de escucha del Espíritu.

AMÉN

Comentarios
Nombre:   Procedencia:
Comentario:
Código de seguridad:   captcha
Caracteres restantes: 1000