Evangelio jueves 31 de mayo

Hits: 112
| Ignacio Suazo Ignacio Suazo

31 de MAYO del 2018

Evangelio según San Lucas, capítulo 1, 39 - 56

Fiesta de la Visitación de la Virgen María

69° Aniversario del Tercer Hito dela Familia de Schoenstatt

Por aquellos días, María se encaminó presurosa a un pueblo de las montañas de Judea. Entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y cuando Isabel oyó el saludo de María, el niño saltó en su seno. Entonces Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó a grandes voces: «¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! Pero ¿cómo es posible que la madre de mi Señor venga a visitarme? Porque en cuanto oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi seno. ¡Dichosa tú que has creído!Porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá». .Entonces María dijo:«Mi alma glorifica al Señor y mi espíritu se llena de júbilo en Dios mi Salvador, porque ha mirado la humildad de su sierva. Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones, porque ha hecho en mí cosas grandes el Poderoso. Su nombre es santo, y su misericordia es eterna con aquellos que le honran.Actuó con la fuerza de su brazo y dispersó a los de corazón soberbio. Derribó de sus tronos a los poderosos y engrandeció a los humildes. Colmó de bienes a los hambrientos y a los ricos despidió sin nada. Tomó de la mano a Israel, su siervo, acordándose de su misericordia, como lo había prometido a nuestros antepasados, en favor de Abrahán y de sus descendientes para siempre».María estuvo con Isabel unos tres meses; después regresó a su casa.

Meditación de Ignacio Suazo Zepeda

"María se encaminó presurosa a un pueblo de las montañas de Judea"

Jesús parece decirme: mira a mi madre. Mira cómo se dispone a servir "presurosa" asu prima Isabel, es decir, poniendo todas sus fuerzas, toda su concentración, todo su corazón en ello. El Ángel no le dice que tiene que hacerlo, porque no tiene necesidad: es mi madre quien, con su corazón receptivo a las necesidades de quienes la rodean, decide hacerlo. De la misma forma, tú no necesitas que baje un ángel del Cielo para que sepas hacia donde debes encaminar tu apostolado: basta con tener el corazón atento a las necesidades de los demás y poner todas tus fuerzas en remediarlas.

Qué regalo me da Jesús: poder contemplar un año más la fiesta de la Visitación durante un 31 de mayo. El día en que se nos llama a la cruzada del vivir, pensar y amar orgánico, Jesús me invita a mirar cómo elijo y vivo mis apostolados: ¿Cómo está mi relación con la rama de los profesionales de Campanario? ¿Cómo está mi compromiso con el coro de mi Parroquia? ¿Y qué tan atento estoy a las necesidades e inquietudes de mis compañeros de trabajo y de mi familia?

Jesús, gracias por este regalo. Gracias porque me regalas meditar sobre tu madre, que es también mi madre, en este día tan importante para mí. Gracias porque en mi madre veo la imagen sencilla y concreta del hombre apostólico y orgánico: atento, receptivo a las voces de Dios en su vida y decidido por ponerlas en práctica, sin detenerse demasiado en las dificultades: si María no tuvo miedo de ir "a las altas montañas de Judá" ¿Por qué habría de tenerlo yo? Por eso Jesús, te pido que me des la gracia de mirarme con serena alegría, para poder encontrar tu voz en medio del mundo.

AMÉN

Comentarios
Nombre:   Procedencia:
Comentario:
Código de seguridad:   captcha
Caracteres restantes: 1000