Evangelio jueves 8 de noviembre

Hits: 148
| Ignacio Suazo Ignacio Suazo

8 de NOVIEMBRE del 2018

Evangelio según San Mateo, capítulo 15, 1 – 10

Jueves de la Trigésima Primera Semana del Tiempo Ordinario

Comienzo del Mes de María en Chile

Todos los publicanos y pecadores se acercaban a Jesús para escucharlo.Los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: "Este hombre recibe a los pecadores y come con ellos". Jesús les dijo entonces esta parábola: "Si alguien tiene cien ovejas y pierde una, ¿no deja acaso las noventa y nueve en el campo y va a buscar la que se había perdido, hasta encontrarla? Y cuando la encuentra, la carga sobre sus hombros, lleno de alegría, y al llegar a su casa llama a sus amigos y vecinos, y les dice: "Alégrense conmigo, porque encontré la oveja que se me había perdido". Les aseguro que, de la misma manera, habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta, que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse". Y les dijo también: "Si una mujer tiene diez dracmas y pierde una, ¿no enciende acaso la lámpara, barre la casa y busca con cuidado hasta encontrarla? Y cuando la encuentra, llama a sus amigas y vecinas, y les dice: "Alégrense conmigo, porque encontré la dracma que se me había perdido". Les aseguro que, de la misma manera, se alegran los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierte".

Meditación de Ignacio Suazo Zepeda

"Les aseguro que, de la misma manera, se alegran los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierte"

Jesús-Trinitario parece decirme: para hacer la voluntad del Padre Dios; para asemejar tu corazón al mío; para dejarte conducir por el Espíritu Santo conviene que aprendas a discernir según lo que nos alegra. Así sabrás mirar las cosas con nuestros ojos y juzgarás correctamente las cosas. Nada nos alegra más que la alabanza de una nueva criatura. Nada nos alegra más que un hombre o una mujer nos reciba. Por eso, Mira la realidad -tu realidad- y pregúntate: ¿Dónde puedes ganar más almas para nosotros? ¿Dónde puedes ayudarnos a acercar más personas al Cielo?

Si quiero alegrar a Jesús, sé que debo poner todas mis energías en ayudar a buscar esas ovejas o esa dracma. Esas personas valiosas y queridas a los ojos de Dios que no lo conocen o lo rechazan. Primera reacción es sentir mi debilidad: ¿Cómo podré hablar? ¿Cómo podré convencer? Recuerdo a Santa Catalina de Siena. Su primera conversión la logró rezando ¡Pero con fuerza! Lo segundo es preguntarme por mis apostolados: ¿Los oriento hacia la conversión de otros? ¿Qué tan central es este punto para elegir que hacer y qué no? ¿Le pido a Dios que en todo lo que haga -trabajo, familia, amigos- tenga esta actitud a la base?

Jesús, te miro desde tu ser Trinitario y me parece algo desmesuradamente grande. Me siento como Moisés ante la zarza ardiente, sin sandalias y rostro a tierra, incapaz de subir la mirada. Te preocupas por mí. Más aun, cuentas conmigo para ayudarte en la conversión de mi entorno. Te pido hacer muy mías estas palabras: "de la misma manera se alegran los ángeles de Dios. Que, de esta forma, me comprometa a través de acciones claras y tangibles a acercar a otros a ti. Te lo pido por intercesión de María, mi madre y reina cuyo Mes comenzamos en Chile, mes de gracias y alegría, de volver a soñar y creer para amar.

AMÉN

Comentarios
Nombre:   Procedencia:
Comentario:
Código de seguridad:   captcha
Caracteres restantes: 1000