Evangelio lunes 11 de junio

Hits: 140
| Gonzalo Manzano Gonzalo Manzano

11 de JUNIO del 2018

Evangelio según San Mateo, capítulo 4, 25 - 5, 12

Lunes de la Décima Semana del Tiempo Ordinario

San Bernabé, Apóstol. Memoria obligatoria

Al ver a la multitud, Jesús subió a la montaña, se sentó, y sus discípulos se acercaron a él. Entonces tomó la palabra y comenzó a enseñarles, diciendo: "Felices los que tienen alma de pobres, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos. Felices los pacientes, porque recibirán la tierra en herencia. Felices los afligidos, porque serán consolados. Felices los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados. Felices los misericordiosos, porque obtendrán misericordia. Felices los que tienen el corazón puro, porque verán a Dios. Felices los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios. Felices los que son perseguidos por practicar la justicia, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos. Felices ustedes, cuando sean insultados y perseguidos, y cuando se los calumnie en toda forma a causa de mí. Alégrense y regocíjense entonces, porque ustedes tendrán una gran recompensa en el cielo; de la misma manera persiguieron a los profetas que los precedieron".

Meditación de Gonzalo Manzano González

"Felices los que tienen alma de pobres, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos"

Jesús parece decirme: Mi predilección por los pobres no es algo para tomar a la ligera. No es sólo la pobreza material la que consuelo y premio con el Reino, sino que la pobreza de alma. Sencillez, humildad de corazón. Temor de Mí. Que sepan reconocerse como creaturas amadas por mí, pero que sin mí no pueden trascender. El alma del pobre es aquella que reconoce que todo lo hace por amor a Mí, y que nada logra en definitiva fuera de mi Corazón.

Cristo nos da la receta perfecta para lograr acompañarlo en el Cielo: tener alma de pobres, un corazón puro, querer y practicar la justicia y la misericordia, y afrontar con entereza cuando se nos golpee por esto. Ser justo es ser humilde, amar sin intereses mezquinos, y entregar el alma por el prójimo. Amar como Dios ama. ¿Por qué me costará tanto si la solución, o las instrucciones son tan claras? A veces me encuentro falto de coraje, la valentía que supongo tener porque siento a Cristo conmigo. Debería preocuparme por tener más presente esta "receta", para que mi día a día esté marcado por esta vida en Él.

Señor Jesús, vuelves a mecerme en tus brazos para que apacigües mi corazón, regrese mi vista que se encontraba perdida entre los vaivenes de este mundo pasajero, y la detenga en la contemplación de una cruz. Mi revisión de lo que soy me deja con la gran tarea de ser un espejo tuyo en el mundo. Tu Madre me ha vuelto a llamar a su Capillita para que recargue mis baterías y las entregue para mayor gloria tuya. Nada puedo de lo que me pides si no me regalas una fe profunda, por lo que sólo te pido el recordatorio constante de tu preocupación, para que no pase desapercibido el envío que María me hace.

AMÉN

Comentarios
Nombre:   Procedencia:
Comentario:
Código de seguridad:   captcha
Caracteres restantes: 1000