Evangelio lunes 20 de marzo de 2017

Hits: 127
| Francisco Bravo Francisco Bravo

20 de MARZO del 2017

Evangelio según SanMateo, capítulo 1, 16.18-21.24a

Solemnidad de San José, esposo de la Virgen María

Jacob fue padre de José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, que es llamado Cristo.
Este fue el origen de Jesucristo: María, su madre, estaba comprometida con José y, cuando todavía no habían vivido juntos, concibió un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era un hombre justo y no quería denunciarla públicamente, resolvió abandonarla en secreto. Mientras pensaba en esto, el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: "José, hijo de David, no temas recibir a María, tu esposa, porque lo que ha sido engendrado en ella proviene del Espíritu Santo. Ella dará a luz un hijo, a quien pondrás el nombre de Jesús, porque Él salvará a su Pueblo de todos sus pecados". Al despertar, José hizo lo que el Angel del Señor le había ordenado.

Meditación de Francisco Bravo Collado

José hizo lo que el Ángel del Señor le había ordenado

Siento que Jesús me dice: "Me gusta ver cómo disfrutas este texto, y cómo, a lo largo de tu vida, has encontrado riqueza en él. Hoy lo que más te llama la atención es que José hiciera lo que el ángel le había ordenado. Tú estás en época de hacer y de confiar en lo que el Espíritu Santo te ha venido mostrando. Tú estás ya en una etapa en que tu Ideal Personal es claro, y ha sido probado. Ahora tienes que hacer; en silencio y con alegría; con diligencia; manteniendo la mirada en tu destino final. Quiero que sepas que yo voy contigo. ¡Vamos! ¡ven conmigo! ¡despierta y haz lo que tengas que hacer!

Me siento sereno al leer este texto. Yo sé lo que tengo que hacer. El Espíritu Santo ha sido muy consistente. Es el mismo camino, pero debo hacerlo mejor. Ya he empezado a caminar, y cada vez que me he detenido a evaluar si debo seguir por el mismo camino, he visto confirmado que es por acá, con este equipo, es con esta dirección. Y también es diferente: es más rápido, es con menos carga, es con más atención a los hermanos que caminan conmigo, es transmitiendo más alegría. Estoy cansado. A veces quisiera parar. Pero por sobre todo estoy contento y agradecido. Me siento determinado y tranquilo, con ganas de hacerlo bien.

Jesús, gracias porque después de tanto tiempo de discernimiento me muestras con claridad qué es lo que viene hacia adelante. Gracias porque quisiste que este camino lo recorriera de la mano de mi mujer. Gracias por tantos amigos y colegas que también van acá. Ayúdame a ser tu agente de conversión, para que te conozcan y quieran caminar contigo hacia el Padre. Esta semana que recordaré a san José, quiero ofrecerte trabajar con dedicación y humanidad, haciendo el trabajo aun cuando tenga ganas de hacer otras cosas; siendo completamente consciente de cómo las decisiones que yo tomo afectan la vida de quienes me rodean.

AMÉN

Comentarios
Nombre:   Procedencia:
Comentario:
Código de seguridad:   captcha
Caracteres restantes: 1000