Evangelio lunes 27 de mayo

Hits: 153
Lunes 27 de mayo de 2019 | Magdalena Fernández

27 de MAYO del 2019

Evangelio según San Juan, capítulo 15, 26 - 16, 4

Lunes de la Sexta Semana del Tiempo de Pascua

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Cuando venga el Paráclito que yo les enviaré desde el Padre, el Espíritu de la Verdad que proviene del Padre, él dará testimonio de mí. Y ustedes también dan testimonio, porque están conmigo desde el principio. Les he dicho esto para que no se escandalicen. Serán echados de las sinagogas, más aún, llegará la hora en que los mismos que les den muerte pensarán que tributan culto a Dios. Y los tratarán así porque no han conocido ni al Padre ni a mí. Les he advertido esto para que cuando llegue esa hora, recuerden que ya lo había dicho.»

Meditación de Magdalena Fernández Pérez

"Y los tratarán así porque no han conocido al Padre ni a mí".

Jesús me dice: no tengas miedo de hablar de Mí ni de vivir según mis enseñanzas. Si alguien no te entiende, no te angusties ni avergüences. Simplemente no me conoce. Tú sigue tu camino, invítalo a la conversión y sé comprensiva si su corazón aún no está preparado. Reza siempre por todos aquellos que no me conocen. Sé paciente y respetuosa, así como yo lo he sido para hacerte partícipe de mi Amor. Y si es que tomas tus decisiones bajo la luz del Amor, siéntete siempre orgullosa de éstas.

A veces me da vergüenza reconocerme católica. Me asusta hacer las cosas de una manera diferente, de desentonar dentro de lo "común". Pero Jesús viene a darme una mano. Me invita a caminar con Él, sin temer al rechazo ni al ridículo. Me siento valiente y fuerte, motivada para seguir trabajando por un mundo mejor. Que no me gane el miedo. Quiero ser diferente, sentirme orgullosa de eso. Después de haber conocido el Amor del Padre y la fuerza del Espíritu, el llamado a ser un "hombre masa" aparece como algo tan insignificante y vacío.

Señor, quiero entregarte a mis hermanos. Quiero proclamar tu Palabra y entregar tu Amor a quienes no lo han experimentado. Y si sufro rechazo por esto, que lo haga con orgullo. ¡Que honor ser rechazada por seguir tu camino! Quien me trate mal, no te conoce. Es ahí cuando puedo ser un instrumento para hacer llegar tu mensaje de Salvación. Y si los oídos no están listos para escuchar, que no me rinda. Dame, por el contrario, la perseverancia en la oración y la asertividad para actuar en el momento adecuado.

AMÉN

 

Comentarios
Nombre:   Procedencia:
Comentario:
Código de seguridad:   captcha
Caracteres restantes: 1000