Evangelio lunes 4 de marzo

Hits: 122
Lunes 4 de marzo de 2019 | Ignacio Torres

4 de MARZO del 2019

Evangelio según San Marcos, capítulo 10, 17 - 27

Lunes de la Octava Semana del Tiempo Ordinario

En aquel tiempo, cuando salía Jesús al camino, se le acercó uno corriendo, se arrodilló y le preguntó: "Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?" Jesús le contestó: "¿Por qué me llamas bueno? No hay nadie bueno más que Dios. Ya sabes los mandamientos: no matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, no estafarás, honra a tu padre y a tu madre." Él replicó: "Maestro, todo eso lo he cumplido desde pequeño." Jesús se le quedó mirando con cariño y le dijo: "Una cosa te falta: anda, vende lo que tienes, dales el dinero a los pobres, así tendrás un tesoro en el cielo, luego sígueme." A estas palabras, él frunció el ceño y se marchó pesaroso, porque era muy rico. Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: "¡Qué difícil les va a ser a los ricos entrar en el reino de Dios!" Los discípulos se extrañaron de estas palabras. Jesús añadió: "Hijos, ¡qué difícil les es entrar en el reino de Dios a los que ponen su confianza en el dinero! Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de Dios." Ellos se espantaron y comentaban: "Entonces, ¿quién podrá salvarse?" Jesús se les quedó mirando y les dijo: "Es imposible para los hombres, no para Dios. Dios lo puede todo."

Meditación de Ignacio Torres Karmy

"Vende lo que tienes y sígueme"

Jesús parece decirnos: el sentido de la vida cristiana no es que vendas todos tus bienes y seas como un mendigo y me sigas, sino que frente a cada acontecimiento, actitud o acción de la vida te preguntes a nombre de quién lo haces: sí es en nombre de Dios o del mundo. Recuerda, es imposible servir a dos señores. No apegues tu vida a lo que no tiene un valor trascendente: bienes, premios, distinciones...todo se queda acá en el mundo. Recuerda que los hombres valen no por su condición socioeconómica, sino que ante todo a cómo responden frente a la vida de cada día, es decir, como aman, como trabajan, como perdonan.

Aquel que aún no da ese salto mortal que nos invita el Padre, es aquel que vive en dos mundos y sirve a dos señores. Es aquel guiado por el manual de cortapalo de la fe: cumplir la ley y no dar ni más, ni menos. ¡Qué horror! ¿Qué paciencia ha tenido Dios con uno? El Señor me invita a amar, a caminar con él, a confiar todo y cada acontecimiento de la vida en él: "Dios lo puede todo". Grande es el desafío para mi vida cotidiana, y para mi corazón, que debe concentrarse en el amor a Dios y su voluntad santísima.

Alabado seas Jesús amigo y compañero de la jornada de cada día, amigo fiel e incomparable. Te entrego todos esos espacios de joven rico que están en mi corazón: los egos, las inseguridades, el deseo de tener cosas materiales que me den valor, los reconocimientos, y todas aquellas actitudes que sirven únicamente a un puñado de hombres. Quiero seguir tu ejemplo de cómo vivir el cada día: vivir el momento presente colmándolo de amor, de trascendencia, de libertad, de servicio. Que tu Madre y nuestra Madre, desde el santuario nos regale las santas gracias de acogimiento, transformación y envió.

AMÉN

Comentarios
Nombre:   Procedencia:
Comentario:
Código de seguridad:   captcha
Caracteres restantes: 1000