Evangelio miércoles 11 de febrero

Hits: 141
Miércoles 11 de marzo de 2020 | Ignacio Torres

11 de MARZO del 2020

Evangelio según San Mateo, capítulo 20, 17 - 38

Miércoles de la Segunda Semana del Tiempo de Cuaresma

Cuando Jesús se dispuso a subir a Jerusalén, llevó consigo sólo a los Doce, y en el camino les dijo: "Ahora subimos a Jerusalén, donde el Hijo del hombre va a ser entregado a los sumos sacerdotes y a los escribas. Ellos lo condenarán a muerte y lo entregarán a los paganos para que sea maltratado, azotado y crucificado, pero al tercer día resucitará". Entonces la madre de los hijos de Zebedeo se acercó a Jesús, junto con sus hijos, y se postró ante él para pedirle algo." ¿Qué quieres?", le preguntó Jesús. Ella le dijo: "Manda que mis dos hijos se sienten en tu Reino, uno a tu derecha y el otro a tu izquierda". "No saben lo que piden", respondió Jesús. "¿Pueden beber el cáliz que yo beberé?". "Podemos", le respondieron. "Está bien, les dijo Jesús, ustedes beberán mi cáliz. En cuanto a sentarse a mi derecha o a mi izquierda, no me toca a mí concederlo, sino que esos puestos son para quienes se los ha destinado mi Padre". Al oír esto, los otros diez se indignaron contra los dos hermanos. Pero Jesús los llamó y les dijo: "Ustedes saben que los jefes de las naciones dominan sobre ellas y los poderosos les hacen sentir su autoridad. Entre ustedes no debe suceder así. Al contrario, el que quiera ser grande, que se haga servidor de ustedes; y el que quiera ser el primero que se haga su esclavo: como el Hijo del hombre, que no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida en rescate por una multitud".

Meditación de Ignacio Torres Karmy

"Entre ustedes no debe suceder así. Al contrario, el que quiera ser grande, que se haga servidor de ustedes"

Jesús pareciera decirme: El hombre de hoy quiere ganar, sentirse rico y poderoso; y en ese incansable esfuerzo, son muchos los que van quedando marginados y olvidados. No pierdas el sentido de la vida, más aún en el tiempo del Chile que te ha tocado vivir, con tantos botados en el camino. Los hombres merecen recibir la Palabra y el ejemplo del evangelio vivido, originalmente conforme a lo que te toca vivir. Anda pues, y sirve con alegría y optimismo este nuevo día.

La frase que he escogido del evangelio de hoy, me habla de un Jesús que me invita a comprender que el sentido de la vida está en servir a los demás, de tener una actitud de servicio. Recuerdo una frase de San Ignacio que decía: "Entramos para aprender, salimos para servir", ahí está el sentido de la vida; comprender las necesidades de las personas que Dios me pone en el camino, para adelantarme y evitar que me tengan pedir o rogar por algo; yo voy primero, ¡alegremente!

Señor mío y Dios mío, tu palabra me llena el alma y me alerta a no perder el sentido de la vida cristiana que he abrazado. Cuan cómodo me he puesto con los años, esperando ser servido que servir, perdiendo tantas oportunidades que día a día me pones delante mi. Señor, te quiero pedir que no pierda la capacidad movilizarme por los demás, de ser audaz para reconocer el dolor y la necesidad de las personas que has puesto en mi camino, y que solo de mi dependen.

AMÉN

Comentarios
Nombre:   Procedencia:
Comentario:
Código de seguridad:   captcha
Caracteres restantes: 1000