Evangelio miércoles 13 de septiembre

Hits: 176
| Alejandra Castelblanco Alejandra Castelblanco

13 de SEPTIEMBRE del 2017

Evangelio según San Lucas, capítulo 6, 20 - 26

Miércoles de la Vigésima Tercera Semana del Tiempo Ordinario

San Juan Crisóstomo, Obispo y Doctor de la Iglesia. Memoria obligatoria

Entonces Jesús, fijando la mirada en sus discípulos, dijo: "¡Felices ustedes, los pobres, porque el Reino de Dios les pertenece! ¡Felices ustedes, los que ahora tienen hambre, porque serán saciados! ¡Felices ustedes, los que ahora lloran, porque reirán! ¡Felices ustedes, cuando los hombres los odien, los excluyan, los insulten y los proscriban, considerándolos infames a causa del Hijo del hombre! ¡Alégrense y llénense de gozo en ese día, porque la recompensa de ustedes será grande en el cielo!¡De la misma manera los padres de ellos trataban a los profetas! Pero ¡ay de ustedes los ricos, porque ya tienen su consuelo! ¡Ay de ustedes, los que ahora están satisfechos, porque tendrán hambre! ¡Ay de ustedes, los que ahora ríen, porque conocerán la aflicción y las lágrimas!¡Ay de ustedes cuando todos los elogien! ¡De la misma manera los padres de ellos trataban a los falsos profetas!

Meditación de Alejandra Castelblanco de Prieto

"¡Alégrense y llénense de gozo en ese día....."

Jesús parece decirnos: todos habrán experimentado la alegría, la felicidad por logros que se concretan, el gozo inmenso de tener un hijo, la alegría de compartir con los seres queridos, en fin, tantos momentos felices que los preparan para ese gozo eterno que tendrán en el cielo, y no por un momento, sino por siempre, si es que son capaces de jugársela por su fe, por sus valores, si se mantienen firmes ante quienes, no solo no creen, sino que tratan de imponer sus ideas atacando las suyas. Vivan confiados, con esperanza y disfruten cada momento de alegría que se asemeja al Reino de mi Padre.

¡Hay que valorar los momentos felices! cuando gozamos de corazón, cuando nos reímos con ganas y lloramos de felicidad ante situaciones de la vida, pero también día a día, cuando de repente en un día nublado sale el sol, cuando un hijo llega feliz porque metió un gol, o cuando un día cualquiera, guardamos los tallarines y los cambiamos por papas fritas. Esos momentos dejan el corazón repleto. Si eso es lo que vamos a experimentar en el cielo, y más aún, no me lo quiero perder. Entonces, vale la pena trabajar, ser valiente y defender la fe, salir a la calle y creer que es posible evangelizar en estos tiempos turbulentos.

Señor, qué paciente y comprensivo eres con nosotros, nos enseñas el camino, de distintas formas. Te haces atractivo para que experimentemos la alegría y el gozo de servirte. Nos dejas libres para que nuestra elección por Ti produzca la gran satisfacción de tenerte arraigado en nuestro corazón. Sin duda que quiero ser feliz, experimentar el gozo eterno, pero soy débil, necesito de Tu compañía y cercanía. Muéstrame el camino, día a día cuando hace frío y me cuesta levantarme, cuando tengo que hacer mi apostolado y me faltan ganas. Que el Espíritu Santo me impulse a tomar con fuerza el camino correcto.

AMÉN

Comentarios
Nombre:   Procedencia:
Comentario:
Código de seguridad:   captcha
Caracteres restantes: 1000