Evangelio miércoles 15 de mayo

Hits: 138
Miércoles 15 de mayo de 2019 | Ignacio Torres

15 de MAYO del 2019

Evangelio según San Juan, capítulo 12, 44 - 50

Miércoles de la Cuarta Semana del Tiempo de Pascua

Jesús exclamó: El que cree en mí, en realidad no cree en mí, sino en Aquél que me envió. Y el que me ve, ve al que me envió. Yo soy la luz, y he venido al mundo para que todo el que crea en mí no permanezca en las tinieblas. Al que escucha mis palabras y no las cumple, Yo no lo juzgo, porque no vine a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo. El que me rechaza y no recibe mis palabras, ya tiene quien lo juzgue: la palabra que Yo he anunciado es la que lo juzgará en el último día. Porque Yo no hablé por mí mismo: el Padre que me ha enviado me ordenó lo que debía decir y anunciar; y Yo sé que su mandato es Vida eterna. Las palabras que digo, las digo como el Padre me lo ordenó.

Meditación Ignacio Torres Karmy

"Yo no vine a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo.."

Jesús pareciera decirme: no andes preocupado de que cosa hacen o cómo actúan las personas, el mundo está aturdido a sí mismo, juzgando y sentenciando a todos. Que eso no pase contigo, no te dejes influir por esa costumbre tan cómoda de juzgar colectivamente, más aún, cuando muchas veces arrojan piedras desde la ignorancia, recuerda mis palabras: "Quién esté libre de pecado, que lance la primera piedra". Se humilde de corazón, no juzgando sino amando y sirviendo.

El evangelio de hoy, me invita a dejar de juzgar a los demás, dónde incluso el mismo Jesús rechaza esa conducta siempre, dejando todo en las manos del Padre. El Señor me invita a iluminar, a anunciar y a dar testimonio a un mundo que camina en tinieblas. Medito en todas aquellas ocasiones en que sin darme cuenta caigo en el pelambre colectivo, o que me piden una opinión sobre alguien que no conozco, perdiendo libertad y juzgando a una persona injustamente.

Señor mío y Dios mío, que inmensa es tu sabiduría, que siendo Dios y conocer de todo, das al hombre la libertad de escuchar tu mensaje y no juzgar a nadie, sino salvar, amar y redimir. Si Señor, reconozco que me es difícil, y me duele, porque es tan fácil herir una persona, pero tan difícil hablarle de tu palabra y dar testimonio de Ti. Señor, hoy en este día quisiera pedirte valentía y libertad, para no juzgar a las personas y caer en el pecado colectivo del "pelambre", sino abrirme de dar siempre tu luz y la buena noticia de tu mensaje.

AMÉN

Comentarios
Nombre:   Procedencia:
Comentario:
Código de seguridad:   captcha
Caracteres restantes: 1000