Evangelio miércoles 16 de mayo

Hits: 130
| Pilar Mena Pilar Mena

16 de MAYO del 2018

Evangelio según San Juan, capítulo 17,11b-19.

Miércoles de la Séptima Semana del Tiempo de Pascua
.
Jesús levantó los ojos al cielo, y oró diciendo: "Padre santo, cuida en tu Nombre a aquellos que me diste, para que sean uno, como nosotros. Mientras estaba con ellos, cuidaba en tu Nombre a los que me diste; yo los protegía y no se perdió ninguno de ellos, excepto el que debía perderse, para que se cumpliera la Escritura. Pero ahora voy a ti, y digo esto estando en el mundo, para que mi gozo sea el de ellos y su gozo sea perfecto. Yo les comuniqué tu palabra, y el mundo los odió porque ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. No te pido que los saques del mundo, sino que los preserves del Maligno. Ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. Conságralos en la verdad: tu palabra es verdad. Así como tú me enviaste al mundo, yo también los envío al mundo. Por ellos me consagro, para que también ellos sean consagrados en la verdad."

Meditación de Pilar Mena de Rozas

"Padre santo, cuida en Tu Nombre a aquellos que me diste, para que sean uno, como nosotros"

Jesús nosdice: me voy a donde mi Padre, pero no me olvido de ustedes, al contrario, rezo a Dios por ustedes. Por amor me uní tan profundamente a toda la humanidad, que mi anhelo es que seamos uno, que estemos unidos profundamente en el Espíritu. Me consagro y pido por ustedes, para que estando en el mundo participen de mi misión. Dios me envió a mí y ahora los envía a ustedes; El los necesita, los consagra en la verdad y protege con amor de Padre.

Me emociona escuchar la oración de Jesús por nosotros. Hay tanto amor en sus palabras y en su petición para que seamos uno. Jesús quiso unirse profundamente a la humanidad. El es la cabeza y nosotros sus miembros, es así como el destino de su pueblo está íntimamente entrelazado, y lo que cada uno haga o deje de hacer, repercute en el otro. Esta imagen me impacta, porque vivimos en un mundo tan egoísta. Jesús nos deja la misión de caminar unidos, como familia de Dios, buscando el bien común asumiendo la misión de unos con otros.

Señor, agradezco Tu oración por nosotros, que amor más grande nos tienes, y que difícil se me hace estar a la altura de Tu amor. Me siento tan egoísta y centrada en mi pequeño mundo y en mis necesidades. Quiero ser una contigo, pero me cuesta y muchas veces parezco más "del mundo" de lo que quisiera. Ayúdame a unirme cada día más a Ti, a ser más misericordiosa y paciente con los demás, como Tu eres conmigo y a ofrecer mi aporte al capital de gracias con mayor conciencia de que caminamos juntos, como pueblo de Dios, y que cada pequeña acción, repercute en los demás.

AMÉN

Comentarios
Nombre:   Procedencia:
Comentario:
Código de seguridad:   captcha
Caracteres restantes: 1000