Evangelio miércoles 30 de mayo

Hits: 117
| Pilar Mena Pilar Mena

30 de MAYO del 2018

Evangelio según San Marcos, capítulo 10,32-45.

Miércoles de la Octava Semana del Tiempo Ordinario

Mientras iban de camino para subir a Jerusalén, Jesús se adelantaba a sus discípulos; ellos estaban asombrados y los que lo seguían tenían miedo. Entonces reunió nuevamente a los Doce y comenzó a decirles lo que le iba a suceder: "Ahora subimos a Jerusalén; allí el Hijo del hombre será entregado a los sumos sacerdotes y a los escribas. Lo condenarán a muerte y lo entregarán a los paganos: ellos se burlarán de él, lo escupirán, lo azotarán y lo matarán. Y tres días después, resucitará". Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, se acercaron a Jesús y le dijeron: "Maestro, queremos que nos concedas lo que te vamos a pedir". El les respondió: "¿Qué quieren que haga por ustedes?". Ellos le dijeron: "Concédenos sentarnos uno a tu derecha y el otro a tu izquierda, cuando estés en tu gloria". Jesús les dijo: "No saben lo que piden. ¿Pueden beber el cáliz que yo beberé y recibir el bautismo que yo recibiré?" "Podemos", le respondieron. Entonces Jesús agregó: "Ustedes beberán el cáliz que yo beberé y recibirán el mismo bautismo que yo. En cuanto a sentarse a mi derecha o a mi izquierda, no me toca a mí concederlo, sino que esos puestos son para quienes han sido destinados". Los otros diez, que habían oído a Santiago y a Juan, se indignaron contra ellos. Jesús los llamó y les dijo: "Ustedes saben que aquellos a quienes se considera gobernantes, dominan a las naciones como si fueran sus dueños, y los poderosos les hacen sentir su autoridad. Entre ustedes no debe suceder así. Al contrario, el que quiera ser grande, que se haga servidor de ustedes; y el que quiera ser el primero, que se haga servidor de todos. Porque el mismo Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida en rescate por una multitud".

Meditación de Pilar Mena de Rozas

"El que quiera ser grande, que se haga servidor de ustedes y el que quiera ser el primero, que se haga servidor de todos."

Jesús nos dice, no se olviden que los criterios de este mundo no son los mismos que los de mi Padre. Ustedes buscan el éxito y ser reconocidos por los demás, pero el camino que yo les muestro es justamente el contrario. En el Reino de Dios los más grandes son aquellos que no se preocupan de "qué lugar tendrán", de que se dirá de ellos, pues su corazón está puesto en los otros, está atento a las necesidades de los demás y busca responder a ellas con cercanía y sencillez, y es en el servicio donde encuentran alegría.

Los criterios de este mundo son tan fuertes, me preocupo más de lo que quisiera en sentirme reconocida por los demás, tener éxito, seguridad, lo que quizás no es malo en sí, pero el problema es cuando estos criterios llevan la delantera. Quisiera que fueran los criterios del evangelio, es decir, la vida y el ejemplo de Jesús, lo que siempre inspirara mis decisiones y las de mi familia. Jesús es mi maestro y a El quiero seguir, pues sé que ese camino me libera de preocupaciones mundanas, me anima a confiar en mí Padre del cielo, me inspira a dar con valentía lo mejor de mí y me hace feliz.

Señor, te pido perdón por las veces en que me dejo vencer por los criterios del mundo y por importarme el "qué dirán". Ayúdame a ser fiel a Tu ejemplo, y a buscar siempre el querer del Padre. Quiero estar más atenta a las necesidades de los demás, en especial los que tengo cerca, y poder detenerme en ellas en la oración, para captarlas desde lo profundo del corazón y responder y actuar de Tu mano. Quisiera servir como lo hizo María, con prontitud y sencillez, con alegría y por Amor a Ti Señor.

AMÉN

Comentarios
Nombre:   Procedencia:
Comentario:
Código de seguridad:   captcha
Caracteres restantes: 1000