Evangelio miércoles 9 de octubre

Hits: 153
Miércoles 9 de octubre de 2019 | Ignacio Torres

Miércoles 9 de OCTUBRE del 2019

Evangelio según San Lucas, capítulo 11, 1 – 4.

Miércoles de la Vigésima Séptima Semana del Tiempo Ordinario

Una vez que estaba Jesús orando en cierto lugar, cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: «Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos.» Él les dijo: «Cuando oréis decid: "Padre, santificado sea tu nombre, venga tu reino, danos cada día nuestro pan del mañana, perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todo el que nos debe algo, y no nos dejes caer en la tentación."»

Meditación de Ignacio Torres Karmy

"Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos.»"

Jesús pareciera decirme: Querido amigo, la oración es una manera privilegiada para conversar conmigo. La persona que ora permanentemente es como aquel que reconoce al Dios de la Vida como el amigo y compañero fiel que no falla y está atento a todos tus pasos. La persona que ora mira cada acontecimiento y persona de forma única; imprimiendo un carácter transcendente al pasar de la vida. Que la oración sencilla y sincera sea el eje de tu vida.

Cada vez que rezo el Padre Nuestro, me pregunto si existe alguna otra oración más completa y perfecta que ella. Jesús en su infinito amor y queriéndonos dejar todo lo suyo, también nos abre su corazón con una oración con que Él mismo conversa con el Padre. Qué maravillosos diálogos y oraciones debe haber tenido Jesús con su Padre. No hay nada que Jesús no le haya confiado al Padre, y asimismo, nada del Padre al Hijo. Oración permanente, comunicación permanente; al descubrir que esa persona es el centro de mi vida.

Padre Nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre. Que en mi vida de hoy se haga tu voluntad; y que te ame tanto Señor mío, que mi vida sea una permanente oración; porque no hay nada ni nadie más importante en mi vida que Tú Señor mío. Ven acércate, llena mi vida. Jesús, amigo y compañero de cada día, amigo fiel e incomparable; que mis ojos sean los tuyos para descubrirte en mi camino, mis manos las tuyas para caminar juntos, y mi corazón el tuyo para amar a todos los hombres.

AMÉN

Comentarios
Nombre:   Procedencia:
Comentario:
Código de seguridad:   captcha
Caracteres restantes: 1000