Evangelio sábado 5 de enero de 2019

Hits: 123
Sábado 5 de enero de 2019 | Gonzalo Manzano

5 de ENERO del 2019

Evangelio según San Juan, capítulo 1, 43 -51

Sábado del Tiempo de Navidad

Jesús resolvió partir hacia Galilea. Encontró a Felipe y le dijo: "Sígueme".Felipe era de Betsaida, la ciudad de Andrés y de Pedro.Felipe encontró a Natanael y le dijo: "Hemos hallado a aquel de quien se habla en la Ley de Moisés y en los Profetas. Es Jesús, el hijo de José de Nazaret".Natanael le preguntó: "¿Acaso puede salir algo bueno de Nazaret?". "Ven y verás", le dijo Felipe.Al ver llegar a Natanael, Jesús dijo: "Este es un verdadero israelita, un hombre sin doblez"."¿De dónde me conoces?", le preguntó Natanael. Jesús le respondió: "Yo te vi antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera".Natanael le respondió: "Maestro, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel".Jesús continuó: "Porque te dije: 'Te vi debajo de la higuera', crees . Verás cosas más grandestodavía".Y agregó: "Les aseguro que verán el cielo abierto, y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre.

Meditación de Gonzalo Manzano González

"Te vi (...) cuando estabas debajo de la higuera"

Cristo parece decirme: A Nataniel lo conocí antes de que él siquiera supiera de mí. Lo vi y lo reconocí como uno de esos ejemplos de vida que tú también has conocido. Tantos hombres y mujeres santas, que independiente de si creían en mí, han intentado vivir sus vidas en los mismos términos que Yo te propongo vivir. Incluso dentro de tu familia has conocido algunos. Se siempre fiel a tu Ideal Personal, y no dejes que nada sea una excepción a ese fidelísimo cumplimiento del deber.

Qué duro es verme fallando, cuando tengo tantos ejemplos de personas que han querido voluntariamente vivir con todo su corazón, su vocación hacia el bien de los demás. Me he sorprendido ensimismado en mis propias necesidades, y no he visto más allá de mi propia nariz. Cuánta alegría le regalaría al Señor si fuese un poco más fiel a lo que Él me invita a vivir. Sé que no me obliga porque en su Amor inmenso, quiere que yo elija solo por Él, pero me la paso tropezando con mis propios pies.

Señor Jesús, Nataniel es uno de tantos que han servido en mi vida para mostrarme tu invitación a la Santidad. Tantos que he desoído, y desaprovechado en su sabiduría, para poder seguirte de mejor manera. Te pido perdón por estas torpezas, por esas pequeñeces que me alejan de tu lado. No hay nada más lejano a mi querer que alejarme de tí. Tu Madre preciosa lo dio todo para que nos pudieras salvar, y yo no soy capaz de regalar mi tiempo a los demás. Haz Señor que mis entrañas duelan por no darlo todo, y que no logre la paz del corazón hasta que encuentre siempre la mejor forma de servirte.

AMÉN

Comentarios
Nombre:   Procedencia:
Comentario:
Código de seguridad:   captcha
Caracteres restantes: 1000