Evangelio viernes 10 de mayo

Hits: 112
Viernes 10 de mayo de 2019 | Alejandra Castelblanco

10 de MAYO del 2019

Evangelio según San Juan 6, 52 - 59

Viernes de la Tercera Semana del Tiempo de Pascua

Los judíos discutían entre sí, diciendo: "¿Cómo este hombre puede darnos a comer su carne?". Jesús les respondió: "Les aseguro que si no comen la carne del Hijo del hombre y no beben su sangre, no tendrán Vida en ustedes. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene Vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. Porque mi carne es la verdadera comida y mi sangre, la verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él. Así como yo, que he sido enviado por el Padre que tiene Vida, vivo por el Padre, de la misma manera, el que me come vivirá por mí. Este es el pan bajado del cielo; no como el que comieron sus padres y murieron. El que coma de este pan vivirá eternamente". Jesús enseñaba todo esto en la sinagoga de Cafarnaúm.

Meditación de Alejandra Castelblanco de Prieto

"...y yo lo resucitaré en el último día"

Jesús parece decirnos: "Tanto amó Dios al mundo, que envió a su Hijo para salvarlos". Seguro han escuchado esta frase miles de veces, pues bien, Yo soy ese Hijo, Yo vine al mundo, Yo cumplí mi misión de salvarlos al morir en la cruz. Pero Yo vencí a la muerte. Resucité y ese mismo regalo tendrán ustedes si comen de mi carne y beben de mi sangre. La forma de hacerlo es vivir la Eucaristía. Quien está en conexión profunda conmigo, es difícil que no tenga una vida acorde al querer del Padre.

Siempre pienso en las personas que no creen en Dios, en la vida eterna...Me imagino que debe ser tremendo no tener esperanza. Los caminos están definidos y uno libremente escoge si quiere una vida acorde a la vida cristiana o salirse de ella, o peor aún, vivir a veces como cristiano y a veces no, en otras palabras: siendo tibio. Qué difícil es ser radical, implica esfuerzo, sacrificio, pero si uno está convencido, trae tranquilidad en el alma, descanso en el corazón y sobre todo: esperanza. Esperanza en la vida eterna, en el reencuentro con los que han partido y una contemplación al Padre que es el mayor regalo.

Querido Señor: Gracias por hacernos hijos del Padre, gracias por tenerte a Ti, nuestro ejemplo y guía, gracias por darnos a la Santísima Virgen María, siempre dispuesta a escucharnos y acogernos en el Santuario. Gracias por regalarnos la esperanza, por tener siempre la posibilidad de volver a empezar, de enmendar el camino y hacer borrón y cuenta nueva. Gracias por el sacramento de la Reconciliación y el de la Eucaristía que nos devuelven la gracia y nos conducen a una comunión íntima y profunda.

AMÉN

Comentarios
Nombre:   Procedencia:
Comentario:
Código de seguridad:   captcha
Caracteres restantes: 1000