Evangelio viernes 6 de julio

Hits: 92
| Alejandra Castelblanco Alejandra Castelblanco

6 de JULIO del 2018

Evangelio según San Mateo, capítulo 9, 9- 13

Viernes de la Décimo Tercera Semana del Tiempo Ordinario

Jesús, al pasar, vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado a la mesa de recaudación de impuestos, y le dijo: "Sígueme". Él se levantó y lo siguió. Mientras Jesús estaba comiendo en la casa, acudieron muchos publicanos y pecadores, y se sentaron a comer con él y sus discípulos. Al ver esto, los fariseos dijeron a los discípulos: "¿Por qué su Maestro come con publicanos y pecadores?". Jesús, que había oído, respondió: "No son los sanos los que tienen necesidad del médico, sino los enfermos. Vayan y aprendan qué significa: Yo quiero misericordia y no sacrificios. Porque yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores".

Meditación de Alejandra Castelblanco de Prieto

"Él se levantó..."

Jesús parece decirnos: es fácil caer en la tentación de quedarse "sentado". Tienes una vida con una rutina conocida, sabes qué hacer para cada momento del día. Hoy te invito a seguirme, ¿estás dispuesto a levantarte de tu silla? Es tu decisión, yo solo te invito y lo haré día a día porque quiero que dejes esa silla, que veas, que camines, y te alegres por lo que tienes y decidas dar el salto que borra la apatía, la desesperanza y transforma la vida desde el corazón. ¡¡¡ Ojalá quieras levantarte!!!

Esa decisión no es fácil, dejar la "silla" me incomoda, me hace pensar que tengo que moverme, actuar distinto y eso cuesta. Sin embargo, cuando lo logro, salgo favorecida. Ayer cumplimos 30 años de matrimonio y creo que fue una buena decisión el celebrarlo, abrir las puertas a la familia y amigos. Celebrar la Eucaristía en nuestra casa y luego festejar. Fue un regalo, salimos de la silla, nos movimos y recibimos mucho cariño, bendiciones y sentimos que Jesús nuevamente nos invitaba a seguirlo como matrimonio. ¡Qué bueno que lo hicimos!

Querido Señor: Hoy me invitas a levantarme a no dejarme llevar por la apatía o los comentarios pesimistas. Quieres que sea activo, que no me acomode y eso me reconforta y me hace sentirme valorada y querida por Ti. Gracias por invitarme a seguirte y por insistir en la invitación día a día. Hazme responder con prontitud tal como lo hizo María, que sin dudarlo dio su sí. Gracias por todo lo que me das: un marido cariñoso, hijos sanos, amigos fieles.... Ellos hacen que sea más fácil levantarse día a día.

AMÉN

Comentarios
Nombre:   Procedencia:
Comentario:
Código de seguridad:   captcha
Caracteres restantes: 1000