Cuentos y Anécdotas del Padre Kentenich

FLASH JK 5 - Un amor que une, asemeja y transforma

Hits: 35

El hombre llega a ser lo que contempla.

| Susy Jacob Susy Jacob

Así lo experimentan quienes se aman. El amor nos une, asemeja y transforma al ser que amamos. La medida del amor es la medida de la transformación. El profundo amor del apóstol Pablo a su Señor y Maestro Jesucristo le hizo declarar: "Ya no vivo yo, sino que es Cristo quien vive en mi" (Ga 2, 20). El hombre llega a ser lo que contempla.
Para llegar a parecerse tanto a María ¿cuántas veces y cuánto tiempo el Padre Kentenich habrá contemplado su persona y su imagen? La vinculación filial a María lo llevó a una actitud mariana. Él la amó tanto y Ella lo modeló con tal esmero, que se convirtió para muchos en imagen y semejanza de María.

Una anécdota: Ocurrió en Milwaukee, en 1963. El Padre Kentenich dictaba un curso para seminaristas. En la fiesta de la Anunciación de la Virgen los participantes trataron de comunicarse telefónicamente con el Padre. Pero parecía que él no estaba en todo el día en su habitación, como era costumbre. Al menos no atendía el teléfono. Todos los intentos por comunicarse telefónicamente ese día con él fracasaron. Acabaron preocupados. Finalmente, al anochecer, el Padre atendió el teléfono. Cuando se le preguntó dónde había estado todo el día, al principio dio respuestas en tono de broma y evasivas. Pero por último declaró: "Estuve todo el día con la Virgen María, pues hoy era su fiesta". Se había retirado para pasar a solas con Ella aquel día.
El Padre transmitía maravillosamente la persona y misión de la Virgen María. Cuando hablaba de Ella se notaba su cercanía, era evidente que se estaba refiriendo a alguien con quien había dialogado toda su vida, a quien amaba incondicionalmente. En la relación de ese amor, Ella lo educó, trasformó y asemejó a su imagen.

Comentarios
Total comentarios: 1
05/12/2018 - 23:03:18  
Un libro titulado Perder tiempo para Dios dio un mensaje muy potente de que no reservamos tiempo ,porque si, para Dios y el mundo sobrenatural.
Ya después de una hora queremos volver a nuestras rutinas...
Cierto que no podemos desaparecernos sin mas pero no estaría demas arrancarnos una media horita para estar a solas con Dios!
Bendicones John

JOHN HITCHMAN
usa
Nombre:   Procedencia:
Comentario:
Código de seguridad:   captcha
Caracteres restantes: 1000