Martes, 22. Julio 2014
Portada Columnistas Patricio Young Moreau LA ORACION DEL MES DE MARIA
rss_log_24
Facebook Twitter 
LA ORACION DEL MES DE MARIA
Patrio Young   
15/11/2013

Maria Jesus Clip Art 1 Hemos iniciado este hermoso tiempo del año que nos trae tantos recuerdos de distintas etapas de nuestra vida. En este mes, la Mater nos prepara para recibir a su hijo en Navidad.

Qué duda cabe que esta fecha está marcada por una tradición de siglos y que toca fuertemente a nuestro pueblo que tiene una relación tan natural y cercana con María.
En medio de todo lo maravilloso de este tiempo, es hora que hagamos también una seria reflexión en torno a la forma como nosotros y nuestra Iglesia está realizando esta celebración.
Primero, estamos repitiendo por más de un siglo una oración que no es propia en su forma y contenido con la cultura de este tiempo.
No es posible que en muchas parroquias e incluso al interior de nuestro movimiento sigamos rezando una oración en un español antiguo. Oración que debe ser expresión de ese vínculo y encuentro con María y que al final refleja, al no ser nuestro lenguaje normal, que estamos repitiendo algo que no nos dice mucho y más aún, que está marcado un contenido bastante Preconciliar.
Toda oración, además de ser una forma de establecer un vínculo con quién se invoca, es también un medio catequético. Por lo mismo sorprende que la Iglesia y nuestros pastores que deben resguardar esta transmisión de la fe, no hayan entrado a revisar y actualizar esta oración.
La oración inicial, es de una prosa recargada, con un lenguaje muy ajeno a nuestro tiempo. En general su contenido es válido, sin embargo lo más grave, a mi parecer, es cuando señala que tenemos que ser "pacientes y resignados". Perdón, esa es una visión de una Iglesia de principios del siglo XX.
La resignación frente al dolor y al sufrimiento era concebida como una realidad inevitable que debemos aceptar y padecer como creaturas. No tiene nada de esperanza, de nueva vida. La Iglesia posconciliar reafirma que nuestra fe, sería vana sin la resurrección y por lo tanto sin la esperanza. En tal situación la cruz no es un fin, sino un medio para la resurrección que es nuestro verdadero sentido.
La oración final, definitivamente no tiene remedio. No es posible que sigamos rezando:...."Que haga lucir con nuevo esplendor la luz de la fe sobre los infortunados pueblos que gimen por tanto tiempo en las tinieblas del error. Que vuelvan hacia Él, y cambien tantos corazones rebeldes, cuya penitencia regocijará su corazón y el tuyo."
Una verdadera apología a la guerra fría y una mirada absolutamente fundamentalista. ¡Pobre gente que gime en las tinieblas del error! ¡Por favor! Sinceramente no resiste análisis alguno y es lamentable que aún se siga repitiendo diariamente, porque nos muestra una visión de Iglesia muy lejana al respeto que debemos tener por todos quienes no piensan igual que nosotros. "Gime en las tinieblas del error", es una figura que señala que esos pueblos están ya en el "Infierno", el lugar de las tinieblas. Me parece una verdadera falta de respeto a tantos que desde otras visiones, asumidas en total coherencia con sus principios, son verdaderos Santos. ¡Qué soberbia!
Pero no termina ahí, sigue... "Que convierta a los enemigos de su Iglesia y que en fin, encienda por todas partes el fuego de su ardiente caridad, que nos colme de alegría en medio de las tribulaciones de esta vida y dé esperanzas para el porvenir. Amén."
No es posible que en este tiempo, sigamos con la lógica de amigos y enemigos. ¿Por qué los que no piensan como nosotros, propio del párrafo anterior son enemigos nuestros?. Ahora el párrafo final termina; "nos colme de alegría en medio de las tribulaciones de esta vida". Es la misma mirada sufriente, de la oración inicial. El mundo como un lugar al que venimos a sufrir y no a ser felices.
Ahora, si a esta oración se le agrega un rosario y se concluye con "el Salve", la situación se agrava mucho más. ....."A ti clamamos lo desterrados hijos de Eva. A ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. ¡Ea!, pues, Señor, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre".
Esta oración es absolutamente complementaria con la ya señalada "Suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas....después de este destierro". Es la misma mirada de una fe preconciliar que aún se hace presente en estas oraciones y que repetimos sin rescatar su verdadero sentido.
Por favor seamos coherente, a lo menos, entre lo que predicamos y rezamos. La Iglesia no puede seguir manteniendo esas oraciones. En aras de la tradición, se hace un tremendo daño a sí misma.
Segundo me pregunto, si no sería de mayor riqueza el que cada año el mes de María tuviese una motivación especial, con una oración y una frase que lo identifique. El cual sea planteado por la Iglesia o en su defecto por el Movimiento.
Siendo una celebración tan masiva, no debiera dejarse solo en manos de la rutina y la tradición. Es un tiempo extraordinario para reflexionar en torno a momentos especiales del país o de nuestra Iglesia. Por ejemplo, el que el actual mes de María esté en medio de una elección presidencial, ¿no debería quizás motivarse a que oremos por Chile? ¿No nos da la oportunidad de revisar a la luz de la fe nuestra responsabilidad ciudadana?
Si uno revisa la web de Iglesia.cl, encuentra un banner que te lleva a una pauta para cada día del mes. Naturalmente es un buen apoyo para las comunidades, sin embargo no hay referencia alguna a una motivación especial que una a todos los católicos en este tiempo. Ello en definitiva diluye la fuerza que podría tener una oración y acción perseguida por todos, durante un mes. Además perdemos la oportunidad de crecer juntos en un mayor sentido de misión.
En esta hora presente de nuestra Iglesia, no podemos seguir haciendo cosas mecánicamente, aun cando sean por costumbre o tradición. Debemos buscar siempre la mayor coherencia y consistencia en lo que predicamos, oramos y hacemos.
Ahora, más allá de lo que haga la Iglesia al respecto, el Movimiento debiera al menos revisar y revitalizar esta hermosa fiesta en todos los Santuarios, como parte de su labor pastoral.

 

Comentarios (8)

  • Invitado (John Hitchman)

    Paciencia Patricio, al menos se ha cambiado el "resignados" por "esperanzados".
    No es que sea suspicaz ,pero a veces se evita la oracion final. Sí, ya no reconocemos a los "enemigos de la Iglesia,(masones de comienzo del s.XX).
    ¡No os olvideis que cuatrocientos años de cristianización castiza no lo podeis borrar de una plumada!. )Esto leerlo con el acento de España....)
    Hagamos un concurso para producir una nueva oración, e introducirla el proximo año o el próximo lustro!
    Con una "cierta" continuidad y sacar del baul de la historia algo de lo Viejo y fiel a los signos de los tiempos mucho de lo Nuevo...

    John Hitchman

  • Invitado (María Isabel Herreros)

    La música y la poesía, por sí solas, ejercen tal influencia en nuestra interioridad, que a veces no notamos en el texto de las canciones y en los textos poéticos qué cosas estamos diciendo en realidad...si queremos formar futuros misioneros que estén bien misionados, procuremos que la música y la poesía sean parte de la formación integral infantil. Sólo así podremos reemplazar algún día las oraciones y cantos tradicionales...

    María Isabel Herreros

  • Invitado (henry)

    En respuesta a: María Isabel Herreros

    Señora Herreros:
    Con todo respeto y humildad, no entendí mucho que relación tiene su texto con la dura critica de Patricio Y. Me gustaría entenderlo. ¿Podría usted explicarnos por favor?

  • Invitado (Alejandro Gonzalez Guerrero)

    Me encanta Shoenstatt Vivo porque nos permite pensar en voz alta y difundir lo que el Espíritu nos inspira.
    Lucidamente mi ahijado de la Federación de Hombres me dijo: Hay dos pensamientos, uno científico, oxidental y otro más holístico, metafísico, más propio de Oriente y de nuestros nativos Mapuches.
    Estas formas de ver la realidad, en mis 40 años de matrimonio han creado las peores tensiones en mi matrimonio: Dos personas formaditas, profesionales, con basta experiencia nos enfrascamos en las más estériles discusiones que por respeto, no quebrar huevos y platos termina en un : dejémoslo hasta aquí, quedemosnos callados, anoche en una de estas y como el pichanguero que se lleva su pelota agregué: cada uno pedirá perdón donde corresponda!
    En que consiste la polaridad? son irreconciliables , o quizás complementarias?
    El padre hablaba de la ley de polaridades como la sustancia del motor de la vida que era el amor, perdón EL AMOR. Cuando un polo se cambia del pensamiento positivo al metafísico, queda la embarrada y el Pentecostés que anhelamos se torna simplemente en BABEL, nadie se entiende, y si son coléricos vuelan los platos, si son melancólicos quedan sentidos para toda la vida y si como ocurre uno es sanguíneo y el otro melancólico uno queda fresco como lechuga y el otro hay que meterlo en agua tibia para que se vuelva a esponjar.
    Vamos al mes de María: Con el Pato siempre estoy de acuerdo en el fondo y en la forma, esta vez por lo menos.
    Tenemos discrepancias, y daré ejemplos que son auto comprensivos:
    Me recuerda su artículo el cura inglés o irlandés que sacaba los santos en la Iglesia para que pudieran ver entre tanta cosas nimia ver una gran cruz, y perdió todos sus fieles, empezando por las viejitas que son lo más fiel que tiene la Iglesia, y han salvado la Fe en nuestro siglo.
    Schoenstatt nos decía para variar Rafael que debía cambiar la manera de pensar, vivir , la política y la liturgia entre ellas. No es casualidad que un schoenstattiano haya cambiado el resignados por esperanzados en aquella oración, que haya concentrado a los chilenos en la carmelita explicando a los pompeyanos y a los schoenstattianos que la pompeyita y la matercita son la misma Virgen.
    Recuerdo a San Pablo y una poesía del silabario: en las Bonmbas soy bomberos .... donde esté haré lo que de más gloria al Señor, por citar a San Ignacio que también era católico.
    Voy a resumir, porque hay muchos que ya se perdieron, pienso en mi hermana Bárbara, discutíamos ayer:
    No de-construyamos la Iglesia que tenemos, FRANCISCO hablando clarito dijo "la Iglesia es tradicional" y nos está mandando a las periferias, no sólo del lenguaje: de la caridad!. Respetemos los gorgoritos del venid y vamos o del oh María cuando lo cantan los niños y felices ponen frescas flores a sus pies, y a los lolos que siguen yendo al rosario del Alba a buscar pololas. Yo encontré una insuperable!
    Schoenstatt tiene que colaborar a construir la Iglesia, por favor no le creamos al profeta que dice que hay que destruir para volver a Construir: él se refería al raleo de la poda y a sacar los frutos podridos , pero debemos hacerlo con caridad, porque a menudo nosotros mismos pertenecemos al subconjunto de los frutos podridos.
    Por eso Francisco y la Iglesia Madre nos regaló la indulgencia plenaria, si, para nosotros! que vamos al santuario, pero no para que anquilosemos la burbuja y si nos convirtamos en discípulos y misioneros, de una manera sencilla Convirtámonos en los ojos, los oidos, la lengiua y el corazón de la Mater, necesita que en Chile, por lo menos , traigamos 17 millones de hermanos, a purificarse y a ser felices y creativos. Para eso el viento de Bellavista nos regaló a María, me refiero al Espíritu Santo, Señor del Cenáculo de Bellavista,

    Alejandro Gonzalez Guerrero

  • Invitado (María Isabel Herreros)

    Henry, me refiero a que la oración del Mes de María está hermosamente expresada, y eso influye mucho en que se haya hecho tradicional. Aunque lo más importante no es hablar del amor con palabras bonitas, sino el "miren cómo se aman" del Evangelio, lo cierto es que el mensaje evangélico y el de Schoenstatt llegan con más facilidad al subconsciente (y permanecen allí) a través de los cantos y los textos poéticos. Pero ojo: el mismo método utiliza el Demonio para difundir sus mensajes...por eso considero válida e importante la crítica de Patricio.

    María Isabel Herreros

  • Invitado (henry)

    A mí me parece que esto no tiene nada que ver con el Demonio, señora Herreros: es un despropósito puramente humano. Mucho menos creo que la supuesta expresión hermosa de la oración la haya hecho tradicional. En realidad, fue la guerra fría lo que convirtió esa oración en costumbre inconsciente e inconsistente.
    Creo que las expresiones relevadas por Patricio Young dentro del la “tradicional” oración no son mas que un resabio brutalmente ideologizado, de un tiempo en que algunos sectores de la Iglesia creyeron legítimo asociar la Virgen Maria con su visiones maniqueas de nosotros “los buenos” y ellos “los malos”.
    El sesgo claramente anticomunista de las expresiones denunciadas, intentaba embarcar a la Virgen en una guerra mesiánica entre unos modernos Gog y Magog, en que la Iglesia nunca debió inmiscuirse. Por la muy simple razón de que en su lucha ciega por el poder total, a ninguno de los dos titanes les interesó nunca el mensaje evangélico, más que como un factor de conquista de dicho poder y de la derrota del otro.
    El costo de esta “toma de posición” espuria, fue, es y será enorme para la Iglesia, y –sobre todo- para la buena nueva del mensaje evangélico. La historia es larga y podríamos demorarnos mucho explicando los “daños colaterales”. Propongo dejarlo hasta ahí por ahora. La Historia enseña mucho al respecto.
    Sin embargo lo que parece absurdo – y en cierto sentido ridículo- es que transcurrido un cuarto de siglo desde el fin de la guerra fría y cincuenta años del Vaticano II, se sigan repitiendo impasiblemente -en forma de oraciones en un periodo muy querido por la gente- proclamas y fantasmas que ya no dicen ni asustan a nadie, y que no corresponden ni a nuestro tiempo, ni a nuestra cultura, ni a nuestras sensibilidad globalizada, y mucho menos a la misericordia del Evangelio. No es así como la Iglesia re encantará nuestro tiempo con el mensaje de Cristo.
    Y del Salve (“A ti clamamos lo desterrados hijos de Eva. A ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas...”) no voy a comentar nada. Es cuestión de leer el mensaje de esperanza del Evangelio, para darnos cuenta de lo evidente.
    Como verá señora Herreros, a mi me parece las explicaciones a veces son mas lógicas y simples que lo que aparentan
    Saludos fraternales

    henry

  • Invitado (María Isabel Herreros)

    ¿Y el Demonio no tiene nada que ver en esto? el desorden y la división no vienen de Dios...

    María Isabel Herreros

  • Invitado (Henry)

    Señora Verónica Ciudad Pap: Me permito sugerirle que lea usted la oportuna columna de Patricio Young en este mismos SCHVivo, referido a las oraciones del mes de María, especialmente en lo que se refiere a la Oración Final La guerra fría acabó hace treinta años señora Verónica. El mundo es otro.

    Henry

Deja tus comentarios

0 Restricción de Carateres
Su texto debería tener más de 10 caracteres
 

Desarrollado por DesignNet S.A © 2010