La Esperanza en Esta Navidad: Signo y Profecía

Hits: 17

  María, en el Nuevo Testamento, nos educa a la verdadera Esperanza. Movida por la esperanza, parte con prisa a compartir la Buena Nueva con la familia de Isabel y allí eleva su cántico, que es un himno a la esperanza de los más bellos de toda la Biblia. Junto con San José van a Belén para cumplir con el censo y allí da a luz a Jesús, viendo que su esperanza en la promesa se hace realidad. A lo largo de su vida fue probada muchas veces en su esperanza, pero no desfalleció. Por eso es capaz de comprender nuestras pruebas y dolores que hacen tambalear o decaer nuestra esperanza, y por eso quiere ayudarnos en esos momentos a madurar y a levantarnos para seguir peregrinando. 

| Padre Guillermo Mario Cassone Padre Guillermo Mario Cassone

Abraham, en el Antiguo Testamento, es el paradigma de la Esperanza. Maria, en el Nuevo Testamento, nos educa a la verdadera Esperanza.

Motivos para desesperarnos hay muchos, para perder la esperanza y para pensar que es sólo una utopía, mezclada con algo de nostalgia. No es el momento para enumerarlos, pero cada uno sabrá cuales son esos motivos que nos tientan, en lo personal, a la desesperanza.

Mi saludo de esta Navidad 2012 sólo pretende alimentar y motivar la virtud cristiana de la ESPERANZA, dejándonos guiar por Maria Madre, Educadora y Modelo. Ella espera la llegada del Mesías. Como israelita creyente, se sorprende cuando recibe el anuncio del ángel y da su SI al deseo de Dios, movida por esa esperanza en que se cumplan las promesas ya anunciadas por los profetas.

Movida por la esperanza, parte con prisa a compartir la Buena Nueva con la familia de Isabel y allí eleva su cántico, que es un himno a la esperanza, de los más bellos de toda la Biblia.

Junto con San José van a Belén para cumplir con el censo y allí da a luz a Jesús, viendo que su esperanza en la promesa se hace realidad.

A lo largo de su vida fue probada muchas veces en su esperanza, pero no desfalleció. Sólo enumero el exilio, la pérdida de Jesús en el Templo, la lejanía cuando Jesús comienza a evangelizar, la aparente negación en las bodas de Caná, la pasión de Jesus y su presencia al pie de la Cruz con el alma traspasada de dolor.

Por eso es capaz de comprender nuestras pruebas y dolores que hacen tambalear o decaer nuestra esperanza, y por eso quiere ayudarnos en esos momentos a madurar y a levantarnos para seguir peregrinando con la mirada puesta en Dios que nos guia con su sabia Providencia y nos revela paso a paso su voluntad.

Al terminar este año, en el que habremos tenido más de un dolor y sin duda muchas alegrías, queremos mirar a María y decirle como en la Salve: ¡ESPERANZA NUESTRA,SALVE!

Así caminaremos en este 2013, AÑO DE LA FE, con un corazón alegre y confiado, de la mano de María hacia el Padre.

Aprovecho para agradecer a cada uno personalmente por tantas expresiones de amistad y cercanía por la Pascua de mi madre, que me han ayudado a vivir con serenidad y esperanza el duelo, con la fe que ella esta junto a Jesus Resucitado y a María, nuestra Madre y Modelo de esperanza.

Los recordaré en la Nochebuena y en el día de Navidad, los saludo con mi afecto de siempre y les envío mi bendición para sus familias con el deseo de un 2013 en que crezcamos en la FE ESPERANZADA.

P.Guillermo M.Cassone

Tucumán, diciembre de 2012

Comentarios
Los comentarios de esta noticia se encuentran cerrados desde el a las hrs