SERIE: LA IMPORTANCIA DEL AFECTO - El amor humano y el amor divino (Video 2)

"Sobre todo les pertenece mi corazón", les dijo el Padre Kentenich a los seminaristas en 1912. ¿No es esto peligroso? Si contamos con el pecado original, todo es peligroso, en la vida laical y sacerdotal. Cruzar la calle es peligroso, establecer vínculos afectivos es peligroso. ¿Qué hacer entonces?

Lunes 25 de enero de 2021 | Padre Rafael Fernández
Comentarios
Total comentarios: 1
26/01/2021 - 08:15:21  
La esencia de nuestro carisma en Schoenstatt, la armonía entre lo natural y lo sobrenatural, como todo en la vida, no está exenta de peligros. Amar de corazón, también con afecto sensible, aunque esto signifique correr peligro de desviaciones, es parte de nuestra misión. ¿Cómo resguardarnos y mantener vínculos de amor filial, paternal, fraternal, esponsal, de amistad, de forma madura y equilibrada? No estamos exentos de pecado como María, pero ella es nuestra aliada, la Madre del amor hermoso, que quiso establecerse en nuestro Santuario porque pusimos nuestra debilidad en sus manos. No se puede amar bien lo que no se conoce bien: tanto nuestra Madre como el padre Kentenich se dieron a conocer tal como son, en los buenos y malos momentos, para guiarnos en el camino de la Alianza de Amor.

Maria Isabel Herreros Herrera
Viña del Mar, Chile.
Nombre:   Procedencia:
Comentario:
Código de seguridad:   captcha
Caracteres restantes: 1000