TODO SE SABÍA, NO TODOS LO SABÍAMOS- Columna de Opinión

| Pablo Vidal Pablo Vidal
Imagen foto_00000001
En estas primeras horas desde que saliera a la luz el artículo escrito por Alexandra Von Teuffenbach donde se exponen antecedentes de abusos de poder e incluso sexual por parte de nuestro Fundador, y la seguidilla de cartas, audios y videoconferencias para esclarecer los hechos, se ha acuñado suficiente la frase “todo se sabía”, “no hay nada nuevo”, “no hay sorpresa” etc. dando a entender que la información aportada por el reportaje era de conocimiento público.
 
Sin embargo ¿era conocida? ¿Conocida por quién? ¿Por los Padres de Schoenstatt? ¿Por las Hermana de María?, ¿Aclarada por quién? ¿De qué manera? 
 
Es cierto que para algunos pareciera ser información conocida, pero para otros – tal vez la gran mayoría- ha sido un inesperado y confuso descubrimiento, dejando en evidencia que, aunque quizás todo se sabía, no todos lo sabíamos.
 
Si queremos autoeducarnos para ser hombres nuevos que contribuyen a una nueva comunidad debemos formarnos como personalidades recias, libres y ancladas en Dios y por tanto buscar constantemente y de la mano de María la justicia y la verdad. Pues justamente es la verdad la que nos otorgara esa libertad, objetivo crucial para la misión de Schoenstatt.
 
¿Cómo ser libres si no conocemos la verdad? ¿Cómo seguir los pasos del Fundador si no sabemos y conocemos toda su historia?
 
A diferencia de otros movimientos y carismas, la figura del Fundador es fundamental para la concepción de nuestro movimiento, siendo él mismo uno de los tres puntos de contacto vitales. Por eso conocer la verdad, su verdad, y la de todos los implicados, debe ser un imperativo especialmente hoy. 
 
Si ese trozo de historia “se sabía” entonces debemos asegurarnos de que sea conocido por todos los que formamos parte del movimiento y especialmente por aquellos que aspiremos a seguir los pasos del Fundador. Si realmente anhelamos ser esa nueva comunidad, debemos cimentarla en los pilares de la transparencia y la verdad.
 
Hasta ahora es poco lo que públicamente conocemos, hasta ahora son pocos los que “saben” con detalle que fue lo que realmente sucedió, por eso estamos frente a un momento histórico para poner en práctica la escuela mariana y la pedagogía schoenstattiana y dar un paso de madurez al compartir para todos, todo lo sabido. 
 
Si el Fundador fue acusado, me gustaría conocer de primera fuente la acusación para defenderlo. Si fue investigado, me gustaría conocer la investigación para acompañarlo. Si tuvo culpa, me gustaría conocer su error para no repetirlo y resarcirlo. Si se defendió, me gustaría conocer de su puño y letra sus argumentos. Si fue absuelto, me gustaría conocer la resolución para explicarla con detalles a mis hijos. Pero especialmente si hubo alguien que se sintió herido, vulnerado o violentado en esa historia, me gustaría acompañarlo en el dolor para comprenderlo y sanarlo.
 
Sea cual fuere la verdad “sabida”, el hecho objetivo es que este trozo de historia, generó en el pasado dolor para todas las mujeres involucradas (fueran ciertas o falsas sus acusaciones), el Padre Fundador, las Hermanas de María, todo el Movimiento y la Iglesia; y lo volverá a hacer hoy, si se sigue manteniendo como una interrogante para la mayoría de los que somos parte. 
 
Ya no hay cabida para sostener una posición paternalista, ocultando u obstaculizando el acceso a la información. Ya no hay espacio para acceder a las interpretaciones de terceros. Si nuestra misión es renovar la Iglesia, es momento que asumamos con madurez y transparencia toda la verdad (por fuerte y dolorosa que sea) y libremente refundar Schoenstatt en el 2020, ahora y al igual que el 31 de Mayo de 1949, con nuestra Mater Coronada Reina (providencialmente de la Conversión).
Pablo Vidal Castillo.
Imagen foto_00000011
Comentarios
Total comentarios: 8
15/07/2020 - 10:22:49  
No todos lo sabían, porque son muy pocos los que han ahondado en la vida del Padre.
Hoy rasgan vestiduras por no haber sabido, siendo que cualquiera que se interesara por la vida y el carisma del padre pudo tener acceso a gran parte de lo que se dice desconocer.
Y si así lo hubiesen hecho, sabrían también cuanta calumnia hay en todas las afirmaciones que se dicen.
Podrá haber sido osado y audaz en su pedagogía para sanar vínculos, pero jamás fue un abusador de conciencias y menos sexual, porque sabrían que el Padre del que hablan, fue un promotor de la verdad y celoso por la dignidad de la persona, más aun de la mujer.
Madre manifiestate.

Francisco Gutierrez Recabarren
Peregrino Bellavista
05/07/2020 - 13:39:36  
BASTA!
Independiente de si es verdad o no, Como va a ser razonable este nivel de fanatismo y seguimiento del fundador!. El comentario de Cecilia es preocupante. Se sigue a Cristo.
El movimiento tiene un problema profundo, en el ocultamiento de información (caso JK y otros de abuso) y en la adoración de algunos de sus miembros en la figura de JK.
Despierten!

Tomas
Chile
04/07/2020 - 16:53:15  
Me parece un articulo muy bueno y valiente.

Lola Ruiz
España
04/07/2020 - 15:16:12  
Pablo:
No puedo estar más de acuerdo con tu carta, me representa 1000%. Gracias, por hablar desde nuestros zapatos. Nos conocemos de potrillos y nuestras vidas están tocadas por nuestro paso por el movimiento. Estoy segura, que al igual que yo, tienes mucho que agradecer, no sería la mujer que soy, sin este viaje. Pero eso no implica, que me sienta infantilizada, engañada y manipulada. La verdad nos hará libre y no hay otra manera. Cristo y María así lo hubiesen hecho.

Marcela
Chile
04/07/2020 - 15:05:38  
Pablo:
No puedo estar más de acuerdo con tu carta, me representa 1000%. Gracias, por hablar desde nuestros zapatos. Nos conocemos de potrillos y nuestras vidas están tocadas por nuestro paso por el movimiento. Estoy segura, que al igual que yo, tienes mucho que agradecer, no sería la mujer que soy, sin este viaje. Pero eso no implica, que me sienta infantilizada, engañada y manipulada. La verdad nos hará libre y no hay otra manera. Cristo y María así lo hubiesen hecho.

Marcela
Chile
04/07/2020 - 13:41:16  
Estimado Pablo nos sentimos absolutamente interpretados y tranquilos, para que juntos y como familia unida nos hagamos cargo de toda la historia y refundemos en la verdad nuestra espiritualidad y renovemos desde estos nuevos cimientos el gran valor de la mision que el Padre nos confió con una mirada hacia el futuro y una historia transparente de nuestro pasado común

Claudio y Miriam
Temuco chile
04/07/2020 - 09:29:17  
la verdad es la verdad; para mí como Schoenstattiana es mi padre es el fundador y es importante por todo su alto legado, en su pedagogía y todo lo bueno que nos dejó en su formación, además ya es juzgado por nuestro Padre bueno así sea la verdad o no sigo fiel a el y Asus enseñanzas con Cristo su hijo nos bendiga la Virgen María pase lo que pase sigue siendo el padre fundador mucho nos dejó con su vida y es en adelante de la mano de la Mater

Cecilia
Colombia
04/07/2020 - 06:57:30  
Excelente Pablo, te felicito, más claro, imposible!! Si me permites, citándote, copiaré uno de tus párrafos en fbook. Gracias!!!

Diego Jose Santos
Parana, Argentina
Nombre:   Procedencia:
Comentario:
Código de seguridad:   captcha
Caracteres restantes: 1000