Evangelio sábado 18 de mayo

Hits: 94
Sábado 18 de mayo de 2019 | Gonzalo Manzano

18 de MAYO del 2019

Evangelio según San Juan, capítulo 14, 7 - 14

Sábado de la Cuarta Semana del Tiempo de Pascua

Jesús dijo a sus discípulos: "Si ustedes me conocen, conocerán también a mi Padre. Ya desde ahora lo conocen y lo han visto". Felipe le dijo: "Señor, muéstranos al Padre y eso nos basta". Jesús le respondió: "Felipe, hace tanto tiempo que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conocen? El que me ha visto, ha visto al Padre. ¿Cómo dices: 'Muéstranos al Padre'? ¿No crees que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí? Las palabras que digo no son mías: el Padre que habita en mí es el que hace las obras. Créanme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Créanlo, al menos, por las obras. Les aseguro que el que cree en mí hará también las obras que yo hago, y aún mayores, porque yo me voy al Padre." Y yo haré todo lo que ustedes pidan en mi Nombre, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si ustedes me piden algo en mi Nombre, yo lo haré."

Meditación de Gonzalo Manzano González

"Ya desde ahora lo conocen y lo han visto"

Jesús parece decirme: Esto es el Misterio de la Trinidad. Yo estoy en el Padre y Él está en Mi. Y en esa relación de Amor y Unicidad, se encuentra el Espíritu Santo. Yo no sería más que un profeta si no compartiera una misma divinidad con el Padre. Por eso, pedirme algo es pedírselo al Padre, e invocar al Espíritu es llamarme a Mi. Cuando quise venir al mundo, lo hice como hombre para compartir con ustedes su naturaleza, y para abrirles las puertas del Cielo, pero eso no reduce mi naturaleza divina.

La Trinidad es para mí algo que no cuestiono mucho, sobre todo porque no vale la pena intentar buscar razones para un misterio que sólo bajo los ojos de la fe, es posible aprehender. Obviamente quisiera poder entender, sólo para admirar y adorar a Dios con conocimiento de causa, y comprendiendo el origen de esa fe, pero con el sólo hecho de llenar mi corazón con esa alegría, ese amor que repleta el alma, se me hace innecesario andar intentando entender todo. No es felicidad mediocre de la ignorancia querida, sino confianza en la fe y el Plan de Dios.

Jesús, Hijo del Dios Uno y Trinitario, por tu infinita bondad quisiste hacerte parte de nuestra naturaleza humana para salvarnos, y para que pudiéramos conocerte en una forma que nuestro intelecto finito pudiese comprender. Para mí, esto no es otra cosa que puro amor, gratuito y desinteresado, para compartir contigo la promesa de la Vida Eterna y de poder contemplarte en tu Gloria. Desde ya quisiera que veas el sincero amor de criatura que te profeso, porque es lo único que tengo. Gracias por poner tus ojos en mí.

AMÉN

Comentarios
Nombre:   Procedencia:
Comentario:
Código de seguridad:   captcha
Caracteres restantes: 1000