Martes, 22. Julio 2014
oremos_sup
Evangelio Sábado 5 de Noviembre del 2011
Meditación de Gonzalo Manzano González   
05/11/2011
evchile455555
Evangelio según San Lucas capítulo 16, 9 - 15.

"Pero yo les digo:' Gánense amigos con el dinero de la injusticia, para que el día en que éste les falte, ellos los reciban en las moradas eternas. 'El que es fiel en lo poco, también es fiel en lo mucho, y el que es deshonesto en lo poco, también es deshonesto en lo mucho.' Si ustedes no son fieles en el uso del dinero injusto, ¿quién les confiará el verdadero bien? 'Y si no son fieles en lo ajeno, ¿quién les confiará lo que les pertenece a ustedes? 'Ningún servidor puede servir a dos amos, porque aborrecerá a uno y amará al otro, o bien se interesará por el primero y menospreciará al segundo. No se puede servir a Dios y al Dinero'. Los fariseos, que eran amigos del dinero, escuchaban todo esto y se burlaban de Jesús. Él les dijo: 'Ustedes aparentan rectitud ante los hombres, pero Dios conoce sus corazones. Porque lo que es estimable a ojos de los hombres, resulta despreciable a los ojos de Dios".

"Ustedes aparentan rectitud ante los hombres, pero Dios conoce sus corazones".

Jesucristo nos dice: Es sólo soberbia querer esconder la verdad al que todo lo ve. Algunos deambulan creyendo que si aparentan rectitud ante los demás son rectos ante Dios. Se olvidan de su propio corazón, y se hacen los indiferentes ante la miseria ajena creyendo que las cosas no pueden cambiar, pero yo espero radicalidad en la entrega de Uds., sacrificio y donación personal para hacer un mundo más humano y más fraterno, construido sobre la verdad y no sobre la hipocresía.

Los talentos que recibí, mis capacidades, mis redes y oportunidades, me obligan a actuar y a no permanecer expectante. Aunque quizás no conozco la forma de llevar el servicio al máximo. ¿Cómo podría lograr que otros también sientan el llamado a jugarse la vida por el prójimo? Amar es dar la vida y entregarse sin condiciones ni reservas. Puede que cueste mantener una vida completa de vigilancia en esta vocación, pero mientras me preocupe de alimentar esa vocación, podré trabajar para conseguirlo.

Cordero de Dios, que nos mostraste con tu vida la forma más extrema y perfecta de servir al Padre, entregando tu vida en el madero, extiende sobre el mundo la necesidad de serte agradables, para que quienes velan por sus propios intereses noten finalmente su pobreza de espíritu. Acompaña a los corazones que sí quieren serte fieles en su diario sacrificio por los más pobres, para que un día todos podamos presentarte orgullosos y humildes a la vez, los frutos de los talentos que nos entregaste al nacer. Acrecienta nuestro espíritu de servicio y permite que reconozcamos la misión que nos encomendaste.

AMEN

Sábado de la Trigesimaprimera Semana del Tiempo Ordinario

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios

Deja tus comentarios

0 Restricción de Carateres
Su texto debería tener más de 10 caracteres
 

Desarrollado por DesignNet S.A © 2010